20 de diciembre de 2011

2.4. Reconocimiento de Matrimonio Aparente.

2.4. Reconocimiento de matrimonio aparente

Hechos

Presentación Jiménez, convivió con Ignacio García, en concubinato, desde el año mil novecientos noventa, resultando de ésta unión, el nacimiento de su hijo L.G, quien fue reconocido por Ignacio García.

Ambos concubinos, vivían de forma singular, estable y pública en el domicilio construido por ambos, sito en 23 proyectadas y Yegros de ésta capital.

2.5. Reconocimiento de Matrimonio Aparente Contra Sucesión.

2.5. Reconocimiento de matrimonio aparente contra sucesion.

Hechos

Miriam Ferreira, se presenta ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial, a fin de intervenir en el juicio sucesorio de Luis Ceferino Candia, a fin de que se reconozca su derecho como concubina del causante, en virtud de que ambos convivieron durante ocho años, antes de que éste la abandonara tanto a ella, como a su menor hijo, cuya partida de nacimiento hace constancia de que fue reconocido por el causante, además de numerosas fotos de viajes que realizaron juntos y los vecinos que aportan datos acerca de dicha unión.

2.6. Usucapión (Prescripción Adquisitiva).

2.6. Usucapión

Concepto

La usucapión, constituye un modo de prescripción adquisitiva, pues mediante ella, se puede adquirir un inmueble por el mero transcurso del tiempo, del modo en que las leyes lo señalan.

Hechos

Rogelio Gómez, se encuentra ocupando un inmueble individualizado como la finca N° 3260 del Distrito de Fernando de la Mora, hace veinticinco años.

Durante el mencionado lapso de tiempo, el titular de dominio del bien, Raúl Cabrera, nunca apareció por el lugar y, todas las obligaciones impositivas fueron pagadas por el actor, además de realizar mejoras en el inmueble de referencia.

En el determinado Distrito, todos los vecinos, reconocen a Rogelio Gómez como el propietario del inmueble y, en virtud de ello, conforme a los preceptos legales el ocupante solicita adquirir la propiedad del bien.

Derecho

Código Civil

Art.1966.- Adquiérese la propiedad de bienes inmuebles por:

a)contrato;

b)accesión;

c)usucapión; y

d)sucesión hereditaria.

Art.1989.- El que poseyere ininterrumpidamente un inmueble durante veinte años sin oposición y sin distinción entre presentes y ausentes, adquiere el dominio de él sin necesidad de título ni de buena fe, la que en este caso se presume. Podrá pedir al Juez que así lo declare por sentencia, la que servirá de título de propiedad para su inscripción en el Registro de Inmuebles.

Art.1990.- Quien hubiere adquirido un inmueble de buena fe y con justo título, obtendrá el dominio del mismo por la posesión continua de diez años

En iguales condiciones podrá adquirir los bienes el que posea una herencia, cuando medie declaratoria a su favor en virtud de la muerte real o presunta del titular.

Este precepto se aplicará al legatario de cosa determinada.

Art.1991.- El sucesor particular de buena fe puede unir su posesión a la de su autor aunque este sea de mala fe, y beneficiarse del plazo fijado para la usucapión. La causa, la naturaleza y los vicios de la posesión del autor, no serán considerados en el adquirente a los efectos de la prescripción.

Art.1992.- Las causas que obstan, suspenden o interrumpen la prescripción, también son aplicables a la usucapión, así como al poseedor se extiende lo dispuesto respecto del deudor.

Art.1993.- Las tierras del dominio privado del Estado y de los entes autónomos del derecho Público no pueden ser adquiridas por usucapión.

Art.1994.- La buena fe exigida por este Código, es la creencia sin duda alguna, en el poseedor de ser titular legítimo, del derecho.

Art.1995.- Será justo título para la usucapión aquél que teniendo por fin transmitir el dominio o un derecho real, reviste las solemnidades exigidas por la ley para su validez.

Art.1996.- El título debe ser verdadero y corresponder al inmueble poseído. El título putativo no es suficiente, cualesquiera que sean los fundamentos del poseedor para creer que tenía un título válido.

Art.1997.- Aunque la nulidad del título sea meramente relativa al adquirente de la cosa, no podrá éste usucapir contra terceros ni contra aquéllos mismos de quienes emana el título.

Art.1998.- El título subordinado a una condición suspensiva, no es eficaz para la usucapión sino desde su cumplimiento. El sometido a condición resolutoria es útil desde su origen para la usucapión, salvo el caso de que haya acaecido aquélla.

Art.2191.- Las servidumbres prediales puede ser constituidas coactiva o voluntariamente. Por título, si fuesen continuas y aparentes, o discontinuas de cualquier clase. Las aparentes y continuas pueden también ser constituidas por usucapión.

Doctrina

Es un modo de adquirir el dominio de una cosa, por haber pasado el tiempo que las leyes señalan para que pueda reclamarlo su anterior legítimo dueño, es decir que la usucapión no es más que una prescripción adquisitiva, constituyendo de ésta forma, un derecho por el cual el poseedor de una cosa adquiere la propiedad de ella por continuación de la posesión de ella durante el tiempo fijado por ley.

Para que la prescripción adquisitiva o usucapión pueda invocarse, debe ceñirse a lo dispuesto por el artículo 1989 del Código Civil, el cual reglamenta la extraordinaria, que se consigue sin necesidad de título ni de buena fe. “De su texto resultan los requisitos necesarios que son: 1) lo posesión de la cosa, 2) que la posesión dure ininterrumpidamente veinte años”.

(...) “ Del conjunto de disposiciones contenidas en el Código en relación al complejo tema posesorio se deduce la conveniencia de plantear la cuestión, descomponiéndola en los siguientes ítems; 1) la posesión debe ser a título de dueño, 2) debe ser ininterrumpida y, 3) debe ser pública y pacífica.

El estudio de las divisiones de la posesión establecidas por el Código, nos condujo a la conclusión de que el poseedor mediato es, en la nomenclatura legal, el que ejerce el dominio, el propietario, porque sólo el dueño puede constituir los derechos reales que se mencionan en el artículo 1911 (...)

(...) “Por tanto, creemos que la posesión debe ser a título de dueño, con animus domini. El poseedor derivado no tiene derecho, pues para usucapir, porque carece del animus, elemento esencial a nuestro juicio, para la configuración de la posesión en sentido técnico, es decir, en el sentido que se le dio en el derecho romano”

“La continuidad de la posesión, por el plazo establecido en el artículo 1989, es un requisito esencial para la usucapión, expresamente establecido en la Ley” (...)

Los caracteres de publicidad y pasividad de la posesión “no son expresamente enunciados por el artículo 1989, pero pensamos que el silencio de la Ley no debe conducirnos a la creencia de que la posesión puede ser clandestina y violenta” (...)

Jurisprudencia

Sumario: En un juicio de usucapión el carácter en virtud del cual el actor ha ejercido el poder físico sobre el inmueble que pretende adquirir es determinante para establecer la correspondencia del derecho reclamado.

Ana Dorila Acosta c/ Francisco Solano Acosta s/ Usucapión

Acuerdo y Sentencia Nº 403 – Corte Suprema de Justicia

13/12/1995



Sumario: Se presume que la posesión conserva el mismo carácter con que fue adquirida, salvo prueba en contrario y que también se presume que el que ha comenzado a poseer por otro continúa poseyendo con el mismo título mientras no se pruebe lo contrario.

Ana Dorila Acosta c/ Francisco Solano Acosta s/ Usucapión

Acuerdo y Sentencia Nº 403 – Corte Suprema de Justicia

13/12/1995



Sumario: En el juicio de usucapión la falta de pago del impuesto inmobiliario fuera del plazo establecido no puede constituir un elemento que destruya las pruebas presentadas por la parte actora ni el pago del impuesto en tiempo preciso es un medio probatorio indispensable para la demostración de los actos posesorios. Es sí una pieza de convicción muy importante pero puede ella ser suplida por otros elementos de juicio.

González, Benjamín y otro c/ Vera, Nidia Carmen, Gigiari de y otro s/ usucapión

Acuerdo y Sentencia Nº 91 – Corte Suprema de Justicia

19/05/1995




2.7. Reivindicación de Inmueble.

2.7. Reivindicación

Concepto

Tal es el mecanismo adoptado por la Ley, para que un propietario recupere el dominio sobre la cosa, a título de dueño, del cual fue despojado por un tercero, quien detenta la cosa.

Hechos

Juan Luis Quiñónez, es el titular de dominio de un inmueble individualizado como la finca N° 3000, del Distrito de San Juan Bautista de las Misiones, según se desprende del titulo de propiedad que presenta.

Debido a una larga y penosa enfermedad, debió radicarse en la ciudad de San Pablo – Brasil – desde febrero del año mil novecientos noventa y siete y, a la fecha ha regresado repuesto, con la finalidad de radicarse nuevamente en la ciudad de Asunción.

Como consecuencia de tal radicación, Juan Luis Quiñónez, quiso realizar la venta del inmueble de marras, a fin de solventar sus gastos personales hasta encontrar trabajo y, encontrándose con que la propiedad de la cual es legítimo dueño, se ha vendido.

Derecho

Código Civil

Art.2407.- La acción reivindicatoria compete al propietario de la cosa y a los titulares de derechos reales que se ejercen por la posesión.

La acción de reivindicación y las demás acciones reales son imprescriptibles.

Art.2408.- La acción de reivindicación se da contra el poseedor que está obligado a restituir la cosa, o que la adquirió del reivindicante o de su autor, aunque fuese de buena fe, por un título nulo o anulable.

Procederá también contra el poseedor actual que la obtuvo de un enajenante contra quien procedía dicha acción, salvo lo dispuesto en este Código respecto de los adquirentes de derechos sobre inmuebles a título oneroso y de buena fe.

Art.2409.- Pueden reivindicarse las cosas muebles o inmuebles, y los títulos de créditos que no fueren al portador, aunque hayan sido endosados sin transferencia de dominio, mientras permanezcan en poder del simple tenedor.

Art.2410.- Una universalidad de bienes no puede ser objeto de la acción de reivindicación, pero puede serlo una universalidad de cosas.

Art.2411.- No son reivindicables las cosas futuras, ni las cosas accesorias, aunque lleguen a separarse de las principales, a no ser que éstas sean reivindicadas.

Tampoco pueden serlo las cosas inmuebles de quien las haya adquirido de buena fe y a título oneroso. Sin embargo, el propietario desposeído tendrá acción para impugnar el acto viciado si no tuvo intervención en él, ni consintió su realización.

Art.2412.- El que ha perdido, o a quien se ha robado una cosa mueble, puede reivindicarla, aunque se halle en poder de un tercer poseedor de buena fe, y no estará obligado a reembolsarle el precio que pagó, a no ser que la hubiese comprado en feria, mercado, venta pública, o a quien comerciare en objetos semejantes. En estos casos, el reivindicante tendrá derecho a repetir lo pagado contra el vendedor de mala fe.

Art.2413.- Será considerado poseedor de mala fe el que compró la cosa hurtada o perdida a persona sospechosa, que no acostumbraba a vender cosas semejantes, o que no tenía capacidad o medios para adquirirla.

Art.2415.- No puede reivindicarse del poseedor de buena fe la cosa mueble transferida a título de propiedad o de otro derecho real por aquél a quien el reivindicante o su representante la hubiese confiado sin facultad de disponer de ella, o en virtud de engaño o de un acto ilícito.

Procederá la reivindicación si la transmisión se hizo a título gratuito y la cosa se hallare en poder del donatario.

Art.2416.- En los casos en que procede la acción de reivindicación contra el nuevo poseedor, queda al arbitrio del reivindicante intentarla directamente, o entablar una acción subsidiaria contra el enajenante o sus herederos, por indemnización del daño causado por la enajenación; y si obtuviere de éstos completa indemnización del daño, cesa el derecho de reivindicar la cosa.

Art.2417.- Sea o no posible la reivindicación contra el nuevo poseedor, si éste hubo la cosa del enajenante, y no hubiese aún pagado su precio, o lo hubiese sólo pagado en parte, el reivindicante tendrá acción contra el nuevo poseedor para que le pague el precio o el saldo.

Art.2418.- Las acciones accesorias de la reivindicación por restitución de los frutos o productos que procedan contra el poseedor, así como por los daños que haya causado en la cosa, pueden intentarse contra los herederos por su parte en la sucesión.

Art.2419.- El poseedor demandado que tuviese una posesión en común con otros, o reconociese un poseedor mediato, está obligado a manifestarlo, declarando su nombre y domicilio, a fin de que sean citados para su intervención en el juicio. Si los citados comparecieren, el primitivo demandado podrá continuar o no en éste. La sentencia constituirá, en todos los casos, cosa juzgada a su respecto.

Art.2420.- El que de mala fe se da por poseedor sin serlo, será condenado a la indemnización de cualquier perjuicio que de ese hecho resultare al reivindicante.

Esta disposición se aplicará igualmente al que dejare de poseer para dificultar o imposibilitar la reivindicación.

Art.2421.- Si la cosa sobre que versa la reivindicación fuere mueble y hubiese motivos de temer que se pierda o deteriore en manos del poseedor, el reivindicante puede pedir el secuestro de ella, o que el poseedor le de suficiente seguridad de restituir la cosa en caso de ser condenado.

El que ejerce la acción de reivindicación puede, durante el juicio, impedir que el poseedor haga deterioros en la cosa que se reivindica, sea mueble o inmueble.

Art.2422.- Notificada la demanda, no puede el poseedor efectuar impensas ni construcciones, por útiles que sean. Sólo podrá cobrar las mejoras necesarias. Si conociendo el reivindicante los nuevos trabajos o gastos útiles, los tolerare, deberá abonar el mayor valor que haya adquirido la cosa, como resultado de los mismos.

Art.2423.- Con la acción de reivindicación pueden acumularse todas las acciones personales, relacionadas con la cosa a las que tenga derecho el reivindicante, como la indemnización por los deterioros que el poseedor ha causado en la cosa, y la de restitución de los frutos y productos, de acuerdo con lo reglado en este Código.

Art.2424.- Cuando actor y demandado presentaren cada uno, título sobre el inmueble, emanado de un autor común, será preferido el que lo hubiere inscripto primero. Si el título fuere anterior a la vigencia de este Código, será considerado propietario el que antes hubiere sido puesto en posesión de la heredad. Cuando se tratare de otro derecho, el que hubiere llenado primero los requisitos exigidos por la ley vigente al tiempo de su adquisición.

Art.2425.- Cuando el demandante y el demandado presentare cada uno títulos de adquisición derivados de personas distintas, se presumirá que el inmueble pertenece al que lo hubiere inscripto.

Art.2426.- En caso de doble inscripción, o de no existir ninguna, se juzgará que el derecho pertenece al que está en posesión de la cosa.

Cuando se tratare de derechos reales sobre la cosa de otro, se presumirá que la propiedad es libre y plena, no obstante la posesión y la inscripción.

Art.2427.- Si la cosa reivindicada fuere mueble, el vencido deberá entregarla donde ella se hallare, y si después de la demanda la hubiere transportado a otro lugar, la devolverá al sitio anterior.

Si el bien cuestionado fuere inmueble, el demandado condenado a restituirlo deberá cumplir la sentencia dejándolo desocupado, de manera que el demandante pueda entrar en posesión. La sentencia se ejecutará aunque el inmueble se encuentre en poder de un tercero que lo adquirió después de la inscripción del embargo, o de la demanda, hecho a pedido del reivindicante.

Art.2428.- El poseedor que haya sido condenado a restituir la cosa, o a pagar su precio abonará los frutos percibidos desde la notificación de la demanda, aunque no hubieren sido solicitados. La condenación comprenderá el valor de los frutos no percibidos por negligencia del poseedor durante el expresado período. Si medió mala fe de parte de aquél, deberá también los que el reivindicante hubiere podido percibir, y aun los frutos civiles que hubiere sido susceptible de producir la cosa no fructífera.

Art.2429.- El poseedor de mala fe será responsable de la ruina o deterioro de la cosa, aunque fuere causado por caso fortuito, a no ser que hubiere ocurrido igualmente en poder del reivindicante.

Art.2430.- El poseedor de buena fe sólo responderá por la destrucción o deterioro de la cosa, aunque resultare de hecho suyo, hasta la concurrencia del beneficio obtenido por la enajenación de los materiales o accesorios, o su empleo en otros bienes, pero el de mala fe deberá satisfacer el valor del objeto, aunque no hubiere obtenido provecho alguno

Art.2431.- Los gastos necesarios o útiles serán pagados al poseedor condenado a la restitución.

Son gastos necesarios o útiles los pagos por impuestos extraordinarios sobre el bien y por las hipotecas o impuestos que lo gravaban cuando el demandado o su autor comenzó a poseer.

Se abonará además al poseedor el mayor valor que la cosa hubiere obtenido por gastos hechos en ella, útiles o necesarios; pero las mejoras suntuarias podrán ser retiradas por el reivindicado, si al hacerlo no causare daño al inmueble. El actor está obligado a pagar el mayor valor que por los trabajos o construcciones nuevas, hubiese adquirido el bien reivindicado en el momento de la restitución.

Art.2432.- Los gastos hechos por el poseedor de buena fe para la conservación normal de la cosa, y las contribuciones ordinarias de la propiedad, son de su cargo hasta la concurrencia del valor de los frutos que hubiera percibido.

Le serán abonados los primeros en cuanto excedieren el valor de los frutos.

En cuanto al poseedor de mala fe, debe restituir todos los frutos, pero le serán abonados los gastos conexos con la producción.

Art.2433.- El poseedor puede exigir las impensas y mejoras por construcciones y trabajos hechos por su autor durante la posesión, y serán juzgados según la calidad que ésta tenga en el sucesor.

El reivindicante las deberá aunque fueren anteriores a su adquisición.

Art.2434.- Procederá la compensación entre reivindicante y poseedor, en cuanto a las sumas que respectivamente debieran pagarse. El segundo podrá retener la cosa reivindicada hasta percibir el importe de las indemnizaciones que le correspondan, y si la entregare, subsistirán sus créditos.

Art.2435.- La responsabilidad del propietario por las indemnizaciones debidas al poseedor, sólo se hará efectiva en la cosa reivindicada. Podrá aquél liberarse de ella, haciendo abandono Serán aplicables en este caso las disposiciones que rigen el abandono que hiciere el tercer poseedor de un bien hipotecado.

Art.2436.- Se considera que la buena fe del poseedor cesa cuando ha conocido la falta de su derecho a poseer en virtud de circunstancias incompatibles con una creencia razonable de su legitimidad.

Los actos de percepción de frutos, disposición y construcción o destrucción, se reputarán de buena o mala fe, con referencia a la época en que se hubieren realizado.

El heredero de un poseedor de mala fe será juzgado según buena fe personal respecto de los hechos cumplidos por él.

Art.2437.- Las antecedentes disposiciones se aplicarán en lo pertinente, a las acciones confesoria y negatoria, y también a las cosas muebles que deben inscribirse para su adquisición.

Art.2081.- Cesará la afectación del inmueble como bien de familia en los siguientes casos:

a)por pedido expreso del constituyente. Si el bien de familia fuere ganancial se requerirá el consentimiento del otro cónyuge, o en su caso, de la madre de los hijos extramatrimoniales; si existieren hijos menores, se requerirá la intervención del Ministerio Pupilar;

b)por venta judicial en los casos establecidos en este Código;

c)por la expropiación por causa de utilidad pública o interés social;

d)por reivindicación, cuando se introduzcan en el inmueble mejoras que hagan sobrepasar el valor máximo establecido por este Código;

e)por matrimonio del cónyuge sobreviviente, o disolución de la unión de hecho y matrimonio del hombre con otra mujer; siempre que los hijos hayan llegado a la mayoría de edad; y

f)cuando falleciere el cónyuge supérstite y los hijos hayan llegado a la mayoría de edad.

Art.2514.- Se aplicarán a la petición de herencia las reglas de la acción de reivindicación relativas a las obligaciones del poseedor de buena o mala fe, impensas, mejoras, restitución de frutos, responsabilidad por las pérdidas, y en general, todas las que no estén modificadas por el presente capítulo.

Código de organización Judicial

Art.63.- Al Fiscal General del Estado le corresponde:

(...) g) instaurar las acciones de reivindicación correspondientes de los bienes del Estado que hayan salido indebidamente de su patrimonio;

Doctrina

Aquella que tiene por objeto el ejercicio por el propietario de una cosa, de los derechos dominiales, a efectos de obtener su devolución por un tercero que la detenta

Para solicitar la reivindicación de un bien, están legitimados activamente el propietario y los titulares de derechos reales que se ejercen por la posesión, en virtud del artículo 2407 del Código Civil.

Como requisito esencial para la promoción de la acción reivindicatoria, el demandante debe ser titular de un derecho real que se ejerce por la posesión, debiendo, en su caso, estar individualizada perfectamente la cosa que se reclama.

Cabe destacar que pueden reivindicarse no solo bienes inmuebles (fincas) sino también muebles (vehículos, maquinarias).

Jurisprudencia

Sumario: No procede hacer lugar a la reivindicación o la usucapión de un inmueble si el actor no ha individualizado perfectamente el bien que pretende reivindicar.

Villagra Granado, Bernardo c/ López, Gertrudis Amarilla de

Acuerdo y Sentencia Nº 32 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 2.

20/05/1991



Sumario: Corresponde hacer lugar a la demanda de reivindicación de una finca de si los demandados, que invocan el derecho de dominio sobre la misma, no han acreditado mejor derecho ­ además de la posesión ­ para desvirtuar la pretensión.

Arzobispado de Asunción c/ Brizuela Fleitas, Tomás S. y Valdez, Marcelino

Acuerdo y Sentencia Nº 10 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3.

09/03/1988



2.8. Retención de Inmueble por Mejoras.

2.8. Retención de inmueble por mejoras

Concepto

Es el derecho que tiene una persona que en carácter de tenedor, posee una cosa ajena en la cual ha realizado mejoras para conservar la posesión, hasta el pago de lo debido en razón de aquellas.

Hechos

José Domingo Riveros, ocupa en calidad de locatario, un inmueble individualizado con la Cuenta Corriente
Catastral N° 14-1500-02, ubicado en la calle Ava Chiripa N° 362 del Distrito de la Recoleta, ha realizado costosas mejoras en el inmueble locado, pues al tiempo de ocuparlo en virtud del contrato, éste se encontraba en condiciones inhabitables.

Tales mejoras, las ha realizado en virtud de una autorización escrita proporcionada por Francisco Pérez, propietario del inmueble, quien a la fecha, desea ocupar el inmueble, pues su casa se encuentra de refacciones, intimando a José Domingo Riveros al desalojo del inmueble locado, quien solicita el inicio de demanda de retención por las mejoras realizadas, hasta ser satisfecho en las erogaciones realizadas por las refacciones hechas al inmueble locado.

Derecho

Código Civil

Art.814.- Las mejoras y demás obras efectuadas en la cosa durante el contrato se regirán por los principios siguientes:

a) el permiso del locador para realizarlas sólo podrá ser probado por escrito;

b) si el locatario fuere autorizado para efectuarlas, deberá ser designado expresamente.

Cuando se conviniere que las abonará el locador, habrá de consignarse el máximo que el locatario podrá gastar y los alquileres o rentas con que se verificará el pago. No observándose estas disposiciones, la autorización será nula;

c) si el locatario no realizare las mejoras prometidas, el locador podrá optar entre exigirle el cumplimiento de ellas dentro de un plazo determinado, o conminarle con la resolución del contrato, si no las afectare. Cuando se hubiere entregado por el locador alguna suma, o disminuido el precio en vista de las mejoras, podrá exigir, además, el reintegro de aquéllas con los intereses, o el total del alquiler reducido, sin perjuicio del resarcimiento a que hubiere lugar;

d) el locatario no podrá, sin autorización expresa, efectuar las mejoras que alteren la forma de la cosa. Respecto de terrenos incultos, se presume autorizado el locatario para cualquier cultivo o mejoras rústicas;

e) si el locatario hiciere sin autorización del locador, mejoras prohibidas por el contrato, o que alteren la forma de la cosa, podrá aquél impedirlas, y si ya estuvieren terminadas demandar su demolición o exigir antes de la entrega del objeto, que el locatario lo restituyan al estado en que lo recibió. Si ellas fueren nocivas, o mudaren el destino de la cosa, podrá el locador ejercer los mismos derecho, o exigir la resolución; y

f) el locatario tendrá derecho de retención por las mejoras o los gastos que correspondan abonar al locador.

Art.815.- Si la cosa arrendada fuere inmueble, compete al locador acción ejecutiva para el cobro del precio del arrendamiento.

El inquilino no será condenado al pago si tuviere que compensar mejoras o gastos necesarios, o autorizados según los prescripto en el artículo anterior.

Art.1827.- Aquél que retenga con derecho una cosa o fuere demandado por devolución de ella, sólo deberá restituirla cuando el demandante efectúe la contraprestación a que estuviese obligado, o afianzare su cumplimiento.

Si se tratare de inmuebles, la retención podrá ser decretada con carácter provisorio y hasta un monto determinado, en las mismas condiciones en que proceda el embargo preventivo, y anotarse en el Registro de inmuebles.

Dictada la sentencia, podrá el acreedor proceder a la ejecución forzosa, sin efectuar su contraprestación, si el deudor ha sido constituido en mora o de recibir.

Art.1829.- El derecho de retención no impedirá que otros acreedores embarguen la cosa retenida, y hagan la venta judicial de ella, pero el adjudicatario, para obtener la entrega de los objetos comprados, debe consignar el precio a las resultas del juicio.

Si se tratare de inmuebles, no podrá oponerse la retención a los terceros que hubieren adquirido derechos reales sobre ellos, inscriptos antes de la constitución del crédito del oponente.

Art.465.- Si la cosa deba ser transferida a título oneroso para constituir dominio, usufructo, o derecho de uso o habitación, mejorare o aumentare después de constituida la obligación, por hecho ajeno al deudor, y aunque fuere sin desembolso alguno, podrá éste exigir un suplemento proporcional de la contraprestación. En caso de disconformidad del acreedor, la obligación quedará disuelta.

Los aumentos o mejoras por hecho del deudor posteriores al contrato, no dan lugar a derecho alguno

Art.1773.- Producida la evicción total, el enajenante deberá:

a)devolver el precio sin intereses, aunque la cosa hubiere disminuido de valor, sufriendo deterioros o pérdidas, por culpa del adquirente, o por caso fortuito;

b)restituir el valor de los frutos, cuando el adquirente los debiere al verdadero dueño;

c)satisfacer los costos del contrato, así como los daños y perjuicios, que se determinarán por la diferencia entre el precio de venta y el valor de la cosa al día de la evicción, si ese aumento no derivase de causas extraordinarias;

d)pagar los gastos de reparación y las mejoras útiles, siempre que el comprador no recibiere ningún resarcimiento, o este fuere incompleto

Art.1984.- Cuando de buena fe se ha sembrado, edificado o plantado en terreno ajeno, y sin derecho para ello, el dueño está obligado a abonar el mayor valor que por los trabajos o la construcción hubiese adquirido el bien, en el momento de la restitución. Puede impedir la demolición o deterioro de los trabajos.

No está obligado a pagar las mejoras voluptuarias. El autor podrá levantarlas, si no causare perjuicio al bien. Si procedió de mala fe, estará obligado a la demolición o reposición de las cosas a su estado primitivo, a su costa. Si el dueño quisiere conservar lo hecho, no podrán ser destruidas las mejoras, y deberá abonar el mayor valor que por los trabajos hubiere adquirido el bien.

Art.1985.- Si hubiere mala fe, no sólo por parte del que edifica, siembra o planta en terreno ajeno, sin también por parte del dueño, se reglarán los derechos de uno y otro según lo dispuesto respecto del edificante de buena fe. Se entiende haber mala fe por parte del dueño, siempre que el edificio, siembra o plantación se hiciere a vista y conocimiento del mismo y sin oposición suya.

Art.1986.- El dueño no está obligado, en caso alguno, a abonar las impensas y mejoras útiles, posteriores a la notificación de la demanda. Sólo debe las necesarias.

Art.1987.- Se aplicará también lo dispuesto para el que sembrare, plantare, o edificare en predio propio con materiales ajenos al caso del que de buena fe empleó semillas, plantas o materiales ajenos en terreno ajeno

El propietario de éstos podrá exigir del dueño del suelo la indemnización si no pudiere cobrarla del plantador o constructor.

Art.1988.- El poseedor cuando ha sembrado, edificado o plantado de buena fe en terreno ajeno tiene derecho de retención mientras no sea indemnizado. Si procedió de mala fe tendrá ese derecho en caso de que el propietario quisiere conservar las mejoras introducidas.

Art.2198.- Si el modo de ejercicio de la servidumbre no estuviere designado en el título, o fuese de otro modo incierto, corresponde al dueño de la heredad sirviente indicar el lugar por donde habrá de ejercerse. Una vez fijado, no podrá mudarlo; pero si el que señaló, o el establecido al constituir el gravamen, hubiere llegado a serle más oneroso o incómodo, o le privare de efectuar construcciones o mejoras, podrá el propietario del fundo sirviente, ofrecer al del predio dominante otro igualmente apto, y éste deberá aceptarlo. Los gastos que exija el cambio serán de cargo del primero. Tal derecho no podrá renunciarse por contrato.

Art.2246.- Al usufructuario le será permitido hacer mejoras en la cosa con tal que no alteren su forma y substancia; como también reconstruir cualquier edificio arruinado, pero en ambos casos no tendrá derecho al pago de las mejoras o la reconstrucción.

Podrá llevarse las mejoras útiles o suntuarias, siempre que con ello obtuviere algún beneficio y fuese posible extraerlas sin daño de la cosa. Tendrá derecho a compensar su valor actual con el de los deterioros que esté obligado a pagar.

Si el propietario quisiere retener las mejoras que pueden ser retiradas, deberá el valor de las mismas.

Art.2301.- El acreedor no puede servirse de la cosa dada en prenda. Está obligado a conservarla con la diligencia exigida por su naturaleza, y a responder de la pérdida o deterioro, si provienen de su culpa o negligencia.

El dueño debe al acreedor las expensas necesarias para la conservación de la cosa, aunque ésta pereciese después. No debe los gastos útiles o de mejoras, sino cuando hubieren dado mayor valor al objeto prendado y en la medida del aumento. El dueño no podrá reclamar la devolución de su cosa si el acreedor hubiere pagado esas impensas.

Art.2360.- La hipoteca se extiende a los accesorios del inmueble mientras subsista su accesión, y a todas las mejoras sobrevinientes, aunque sea por hecho de un tercero, así como a las ventajas resultantes de la extinción de las cargas o servidumbres que pesaban sobre el bien. Comprende sus productos y las rentas o alquileres debidos por los arrendatarios, exceptuados los productos pertenecientes a éstos.

Art.2394.- El tercer poseedor que fuere desposeído del inmueble o que lo abandonare a solicitud de acreedores hipotecarios, será plenamente indemnizado por el deudor, con inclusión de las mejoras que hubiere hecho en el inmueble.

Art.2422.- Notificada la demanda, no puede el poseedor efectuar impensas ni construcciones, por útiles que sean. Sólo podrá cobrar las mejoras necesarias. Si conociendo el reivindicante los nuevos trabajos o gastos útiles, los tolerare, deberá abonar el mayor valor que haya adquirido la cosa, como resultado de los mismos.

Art.2431.- Los gastos necesarios o útiles serán pagados al poseedor condenado a la restitución.

Son gastos necesarios o útiles los pagos por impuestos extraordinarios sobre el bien y por las hipotecas o impuestos que lo gravaban cuando el demandado o su autor comenzó a poseer.

Se abonará además al poseedor el mayor valor que la cosa hubiere obtenido por gastos hechos en ella, útiles o necesarios; pero las mejoras suntuarias podrán ser retiradas por el reivindicado, si al hacerlo no causare daño al inmueble. El actor está obligado a pagar el mayor valor que por los trabajos o construcciones nuevas, hubiese adquirido el bien reivindicado en el momento de la restitución.

Art.2433.- El poseedor puede exigir las impensas y mejoras por construcciones y trabajos hechos por su autor durante la posesión, y serán juzgados según la calidad que ésta tenga en el sucesor.

Doctrina

Es la acción que corresponde al poseedor de un inmueble ajeno que se niega a restituir el mismo, conservando la posesión, hasta el pago de lo debido, en razón de las mejoras efectuadas en ella.

Puede darse luego de un conflicto sobre la propiedad, cuando el poseedor resultó vencido y rehusarse a la entrega de la propiedad ínterin le sean reconocidos los gastos efectuados en beneficio del inmueble, dado que los mismos serán de utilidad para el propietario, quien se encuentra obligado al pago en razón de que dichas mejoras son del inmueble y acrecientan su valor, pues el poseedor tiene derecho a la retención de la cosa en tanto no le sea pagado todo lo que el reivindicante le adeude en concepto de mejoras.

La solución dada por el código, sin duda, es acertada, porque el derecho de retención es el medio más eficaz que se le puede acordar al poseedor para asegurar la percepción de las indemnizaciones que le fueren debidas.

Jurisprudencia

Sumario: En lo que respecta a postergar para un juicio posterior la determinación de los montos que han de ser abonados en compensación a la restitución que se ha vuelto imposible. Si bien la actora se reserva derechos de daños, no obstante en su petitorio al plantear la demanda y al ampliarla manifiesta expresamente que en defecto de la restitución solicita el pago del monto de US$ 600.000. Ahora bien, es carga de la actora demostrar la veracidad de sus afirmaciones. Y en este sentido, en cuánto al valor del fundo y sus mejoras se han rendido pruebas periciales tendientes a demostrar el punto. Los valores deben determinarse al tiempo en que nace el derecho a la restitución, vale decir al tiempo de evicción. (Voto en disidencia de la doctora Buongermini).

Confederación Paraguaya de Basquetbol c/ Municipalidad de Asunción

Acuerdo y Sentencia Nº 102 - Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 1

26/09/2000


Sumario: Si ha quedado probado que el actor sabía que el predio pertenece al demandado, ello demuestra la ausencia de la buena fe lo que torna improcedente la retención del inmueble.

Meza, Lucas Ernesto c/ Duarte, Gervasio N.

Acuerdo y Sentencia Nº 126 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3.

05/12/1990



Sumario: La medida cautelar de no innovar tiende a conservar el estado de cosas existentes al tiempo de la promoción de la demanda, a fin de que dichas condiciones no se alteren y la resolución del Juzgado pueda considerarlas como estaban entonces, al dictar sentencia.

La medida de no innovar significa no introducir ninguna novedad, ningún cambio o elemento nuevo, sino de mantener la cosa en su estado actual, lo cual no implica necesariamente hacerla productiva ni mejorar o mantener la calidad de producción.

Mejoras necesarias son aquellas que se refieren a la conservación de la cosa en su estado actual y cuya ejecución es imprescindible o imperiosa, pero no a aquellas que tiendan a hacerle más productiva ni que llenen un estándar de producción ya alcanzado. No alterar la cosa, significa entonces no volverla “otra” según se significado etimológico.

Existiendo una constancia del estado del inmueble al tiempo de la interposición de la demanda y de la vigencia de la medida cautelar, en un acta de inspección judicial, las mejoras contenidas en dicha acta son las que se consideran para establecer los valores debidos.

Las mejoras hechas con posterioridad a la inspección judicial, son a riesgo del actor y a su respecto no existe obligación de desembolso, sin perjuicio de que el actor pueda retirar sin daño o en desmedro para el inmueble.

Sanabria Cantero, Milciades c/ Municipalidad de Nueva Italia.

Acuerdo y Sentencia Nº 78 –Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3

12/10/1998


2.9. Retención de Cosa Muebles por Gastos Efectuados.

2.9. Retención de cosa muebles por gastos efectuados

Hechos

Carlos Pereira, constructor, ha recibido en carácter de locación, un compresor de aire comprimido para martillete neumático, por parte de la firma Maquinarias y Cía, por el plazo de doce meses.

Tal equipo fue entregado con un desperfecto mecánico, el cual fue reparado por autorización del gerente de la firma locadora, la cual, asumió los gastos de reparación, debiendo reembolsarlos a la finalización de la locación, la cual se produjo en fecha 15 de julio del corriente año, no habiendo reembolsado los gastos, la firma Maquinarias y Cía, solicita la restitución del bien, de acuerdo al contrato suscripto por las partes.

Debido a la negativa del actual gerente de la mencionada firma de restituir el gasto realizado por la reparación de la máquina, Carlos Pereira solicita la retención de la cosa por cobro de mejoras.

Derecho

Código Civil

Art.1826.- El obligado a restituir una cosa podrá retenerla cuando le correspondiese un crédito exigible en virtud de gastos efectuados en ella, o con motivo de daños causados por dicha cosa.

No tendrá esta facultad quien poseyere la cosa por razón de un acto ilícito.

Este derecho podrá invocarse respecto de cosas muebles o no robadas ni perdidas, si mediase buena fe.

Art.1827.- Aquél que retenga con derecho una cosa o fuere demandado por devolución de ella, sólo deberá restituirla cuando el demandante efectúe la contraprestación a que estuviese obligado, o afianzare su cumplimiento.

Si se tratare de inmuebles, la retención podrá ser decretada con carácter provisorio y hasta un monto determinado, en las mismas condiciones en que proceda el embargo preventivo, y anotarse en el Registro de inmuebles.

Dictada la sentencia, podrá el acreedor proceder a la ejecución forzosa, sin efectuar su contraprestación, si el deudor ha sido constituido en mora o de recibir.

Art.1828.- El derecho de retención es indivisible. Podrá ser ejercido por la totalidad del crédito sobre cada parte de la cosa que forma el objeto, pero se ajustará a la regla de la división de la hipoteca.

Art.1829.- El derecho de retención no impedirá que otros acreedores embarguen la cosa retenida, y hagan la venta judicial de ella, pero el adjudicatario, para obtener la entrega de los objetos comprados, debe consignar el precio a las resultas del juicio.

Si se tratare de inmuebles, no podrá oponerse la retención a los terceros que hubieren adquirido derechos reales sobre ellos, inscriptos antes de la constitución del crédito del oponente.

En cuanto a los inmuebles inscriptos después, no podrá hacerse valer la retención si no se hubiere anotado preventivamente con anterioridad al crédito y su monto, efectivo o eventual, en el registro correspondiente.

Art.1830.- El derecho de retención se extingue por la entrega o el abandono voluntario de la cosa sobre la que recae, y no renace aunque la misma cosa vuelva por otro título a entrar en poder del que la retenía.

Cuando el que retiene la cosa ha sido desposeído de ella contra su voluntad por el propietario o por un tercero, podrá reclamar la restitución mediante las acciones concedidas en este Código al poseedor desposeído.

Art.1831.- Cuando la cosa mueble afectada al derecho de retención ha pasado a poder de un tercero, poseedor de buena fé la restitución de ella no podrá ser demandada sino en el caso de haber sido robada o perdida.

Art.1832.- Los privilegios no podrán hacerse efectivos sobre las cosas muebles, en perjuicio del derecho de retención.

Doctrina

Constituye la facultad que corresponde al tener de una cosa ajena para conservar su posesión hasta el pago de lo debido por razón de ella.

En este caso, la cosa ajena se trata de un bien mueble registrable (avión, automóvil, barco) o de un bien mueble semoviente (animales). Puede darse por la realización de mejoras (como en los inmuebles) o principalmente, por la realización de arreglos o reparaciones sobre el mueble o gastos de alimentación o mantenimiento.

Jurisprudencia

Sumario: La acción de retención por parte de la Municipalidad del vehículo de propiedad de la empresa de transporte, a todas luces atenta contra la legalidad, inclusive, contra la misma Constitución Nacional. Contra la legalidad, por cuanto, no existe normativa alguna, ni en la ordenanza Nº 61/96, ni en ninguna otra, la facultad para proceder al secuestro de vehículo en el supuesto caso de infracción a sus previsiones. Solo autoriza la aplicación de multas en el caso de su inobservancia, cuya ejecución la tiene prevista la misma Ley Orgánica Municipal; y contra la Constitución Nacional, por cuanto la misma consagra como uno de los derechos fundamentales del hombre, el derecho a la propiedad. (art. 109)

El proceder de la Municipalidad de Hernandarias contra la Empresa de Transporte accionante, en el sentido de retener, vaciar y remitir al Corralón Municipal, unidades de transporte que presta servicio público, es arbitraria, y su reparación es urgente y no admite otro procedimiento que el de la acción de Amparo.

Hernandarias Transporte y Turismo S.A. c/ Municipalidad de Hernandarias

Acuerdo y Sentencia Nº 31 - Tribunal Apelación Civil, Comercial, Laboral, Criminal, Tutelar y Correcional del Menor de Ciudad del Este, Sala 1. Ciudad del Este, julio 13/17/1998


2.10. Nulidad de acto Jurídico.

2.10. Nulidad de acto jurídico

Concepto

Son actos jurídicos nulos, aquellos que carecen de eficacia, en razón de vicios insanables en su misma constitución, es decir, no producen efectos y, se toman por nunca realizados.

Hechos

Claudio Coronel, hijo de Arsenio Coronel, solicita la nulidad de la enajenación del inmueble individualizado como la finca N° 256 del Distrito de la Encarnación, realizada por su padre, a favor de Ramón Benítez, pues su padre, al tiempo de la realización de la venta del mencionado bien, se encontraba absolutamente incapaz, por padecer de demencia senil, fundando su petición en la sentencia de inhabilitación que pesa sobre su padre, la cual exhibe y, solicita que se adjunte como prueba de lo peticionado.

Derecho

Código Civil

Art.14.- La capacidad e incapacidad para adquirir derechos, el objeto del acto que haya de cumplirse en la República y los vicios sustanciales que éste pueda contener, serán juzgados para su validez o nulidad por las normas de este Código, cualquiera fuere el domicilio de sus otorgantes.

Art.289.- El error no perjudica cuando ha habido razón para errar, pero no podrá ser alegado cuando procediere de negligencia imputable. En este caso, quien fundado en su propio error invocare la nulidad del acto para sustraerse a sus efectos, deberá indemnizar a la otra parte el daño que ha sufrido, siempre que ella no lo hubiere conocido o debido conocerlo.

Art.291.- Para que el dolo cause la nulidad del acto se requiere que haya determinado la declaración de voluntad y que ocasione daño.

Art.298.- La incapacidad de una de las partes no puede ser invocada en provecho propio por la parte capaz. Pero, si de una parte se obligan simultáneamente una persona capaz y otra incapaz, sólo ésta podrá demandar la anulación parcial del acto y aprovechar los efectos de su anulación, salvo que el objeto sea indivisible, caso en el cual la nulidad declarada aprovechará igualmente a la parte capaz.

Art.299.- No podrá ser objeto de los actos jurídicos:

a)aquello que no esté dentro del comercio;

b)lo comprendido en una prohibición de la ley; y

c)los hechos imposibles, ilícitos, contrarios a la moral y a las buenas costumbres, o que perjudiquen los derechos de terceros.

La inobservancia de estas reglas causa la nulidad del acto y de igual modo, las cláusulas accesorias que, bajo la apariencia de condiciones, contravenga lo dispuesto por este artículo.

Art.306.- Se podrá anular el acto jurídico, cuando por la simulación se perjudica a un tercero o se persigue un fin ilícito. En tal caso, los autores de aquella sólo podrán ejercer entre sí la acción para obtener la nulidad, con arreglo a lo dispuesto por este Código sobre el enriquecimiento sin causa.

Art.355.- Las únicas nulidades que los jueces pueden declarar son las que expresa o implícitamente se establece en este Código.

Art.356.- Los actos nulos no producen efectos, aunque su nulidad no haya sido juzgada, salvo que la causa de la nulidad no aparezca en el acto, en cuyo caso deberá comprobarse judicialmente.

Los actos anulables se reputarán válidos mientras no sean anulados, y sólo se tendrán por tales una vez pronunciada la sentencia.

Art.357.- Es nulo el acto jurídico:

a)cuando lo hubiere realizado un incapaz por falta de discernimiento;

b)si el acto o su objeto fueren ilícitos o imposibles;

c)en caso de no revestir la forma prescripta por la ley;

d)si dependiendo su validez de la forma instrumental, fuese nulo el instrumento respectivo; y

e)cuando el agente procediese con simulación o fraude presumidos por la ley.

Art.359.- Cuando el acto es nulo, su nulidad debe ser declarada de oficio por el Juez, si aparece manifiesta en el acto o ha sido comprobada en juicio. El Ministerio Público y todos los interesados tendrán derecho para alegarla.

Cuando el acto es anulable, no podrá procederse sino a instancias de las personas designadas por la ley.

El Ministerio Público podrá hacerlo, cuando afectare a incapaces o menores emancipados.

Art.360.- Cuando un incapaz hubiere procedido con dolo para inducir a la otra parte a consentir, ni él, ni sus representantes ni sucesores tendrán derecho a anular el acto. Si fuere menor, la simple afirmación de su mayor edad no le inhabilitará para obtener la declaración de nulidad.

Tratándose de un menor, la mera afirmación de su mayoría de edad no se tendrá por engaño suficiente.

Si mediare vicios de la voluntad, competerá alegarlos exclusivamente al damnificado.

Art.361.- La nulidad pronunciada por los jueces vuelven las cosas al mismo o igual estado en que se hallaban antes del acto anulado, e impone a las partes la obligación de restituirse mutuamente todo lo que hubieren recibido en virtud de él, como si nunca hubiere existido, salvo las excepciones establecidas en este Código.

Art.365.- La nulidad de un acto jurídico puede ser total o parcial. En los testamentos la ineficacia de una disposición particular no afectará la validez de las otras, con tal que sean separables.

Con relación a los actos entre vivos, la nulidad parcial los invalidará totalmente, a menos que de su contexto resulte que sin esa parte también se hubieren concluido, o que el perjudicado optare por mantenerlos.

Art.427.- Los derechos y obligaciones accesorios quedan subordinados a la existencia de los principales,

La nulidad o extinción de los primeros no tendrá eficacia respecto a los segundos.

Art.455.- La nulidad de la cláusula penal no afecta la validez del acto jurídico. Mas la nulidad de éste causa la de la pena, a menos que de su invalidez nazca la obligación de indemnizar, caso en el cual se deberá la multa. Anulado el acto jurídico, subsistirá, sin embargo, la pena, si ha sido pactada por un tercero con la cláusula de incurrirse en ella si él no cumpliere la obligación principal.

Art.462.- Es válida la pena a que se obliga un tercero para el caso de incumplimiento de la obligación principal por el deudor. En cuanto sea procedente, la estipulación de la pena se regirá por las normas de la fianza. Igualmente válida es la pena a que se obliga el tercero para el caso de que el deudor alegare la nulidad del crédito, siempre que aquel conociere la causa de la nulidad y ésta no proviniere de que el objeto del acto estuviere fuera del comercio, fuere prohibido por las leyes, o fueren hechos imposibles, ilícitos, contrarios a las buenas costumbres que se opongan a la libertad de las acciones, o de la conciencia, o que perjudiquen a terceros.

Art.554.- Si el crédito estuviere pignorado o embargado, el pago hecho al acreedor no será válido. La nulidad sólo aprovechará a los acreedores prendarios o embargantes, a quienes deberá pagar el deudor salvo su derecho de repetición contra el acreedor.

Art.576.- La cesión de bienes debe hacerse por escrito, bajo pena de nulidad. Si entre los bienes cedidos existen créditos, se observarán las disposiciones relativas a las transferencias de créditos en general.

Art.638.- Si el nacimiento de un derecho dependiese de una acción de nulidad, la prescripción empezará a correr desde el momento en que la acción esté expedita.

Art.663.- Se prescriben por dos años:

a)las acciones para obtener la nulidad de los actos jurídicos por error, dolo, violencia, o intimidación. El plazo se computará desde que cesó la fuerza o la intimidación, o fueron conocidos los demás vicios;

b)la acción revocatoria de los acreedores en caso de fraude. El plazo correrá desde que los perjudicados tuvieron conocimiento del hecho, y en cualquier caso, transcurridos cinco años desde la realización del acto;

c)la acción de nulidad de obligaciones contraídas por incapaces o menores sin la venia correspondiente. El plazo correrá desde el día en que cesó la incapacidad;

d)la acción de los abogados y procuradores, escribanos públicos, médicos, ingenieros, arquitectos, odontólogos, químicos y farmacéuticos, profesores, topógrafos, peritos, y en general, de todos los que ejerzan profesiones liberales, para reclamar el pago de sus honorarios;

e)la acción de los comerciantes para reclamar el precio de las mercaderías vendidas a quienes no lo fueren;

f)la responsabilidad civil derivada de actos ilícitos; y

g)la acción de simulación, absoluta o relativa, intentada por las partes o terceros. El plazo correrá para los terceros desde que tuvieron conocimiento del acto simulado, y para las partes, desde que el aparente titular del derecho intentare desconocer la simulación.

Art.671.- Si uno de los contratantes obtiene un ventaja manfiestamente injustificada, desproporcionada con la que recibe el otro, explotando la necesidad, la ligereza o la inexperiencia de este, podrá el lesionado, dentro de dos años demandar la nulidad del contrato o su modificación equitativa. La notable desproporción entre las prestaciones hace presumir la explotación, salvo prueba en contrario.

El demandado podrá evitar la nulidad ofreciendo esa modificación, que será judicialmente establecida, tomando en cuenta las circunstancias al tiempo del contrato y de su modificación.

Art.673.- Son requisitos esenciales del contrato.

a)el consentimiento o acuerdo de las partes;

b)el objeto; y

c)la forma, cuando fuere prescripta por la ley bajo pena de nulidad.

Art.1997.- Aunque la nulidad del título sea meramente relativa al adquirente de la cosa, no podrá éste usucapir contra terceros ni contra aquellos mismos de quienes emana el título.

Art.2063.- La posesión constituye en propietario al adquirente de buena fe, aunque la cosa no pertenezca al tradente, salvo el caso de que fuese robada o perdida.

Los derechos reales que pudiere existir sobre ella quedan extinguidos.

Las acciones de nulidad, resolución o rescisión a que se hallaba sometido el tradente, no pueden hacerse efectivas contra el poseedor actual.

Art.2386.- Si el tercero poseedor rehusare pagar la deuda hipotecaria y abandonar el inmueble, el acreedor sólo tiene derecho a perseguir la venta de éste.

El tercero poseedor puede excepcionar la ejecución del inmueble, alegando la no existencia, o la extinción del derecho hipotecario, como también la nulidad de la toma de razón o la inexigibilidad de la deuda.

Art.2612.- Es nulo el testamento hecho recíproca y conjuntamente, por dos o más personas en un mismo instrumento, aunque sea en favor de tercero, e igualmente los testamentos que, a título de disposición recíproca y mutua, otorgaren por separador dos o más personas.

Art.2622.- La inobservancia de una formalidad prescripta para la validez de un testamento causa la nulidad de éste en todo su contenido. También causa su nulidad el cumplimiento irregular o incompleto de la formalidad exigida.

La nulidad de alguna de las disposiciones o de la institución de herederos, no invalida las otras.

Art.2646.- Si el testador no pudiere expresarse en español, se requerirá la presencia de dos intérpretes que harán la traducción de sus disposiciones al español, y el testamento, en tal caso, deberá escribirse en los dos idiomas. Los testigos deben entender uno y otro idioma.

Art.2647.- El cumplimiento de las exigencias establecidas en los artículo precedentes debe constar en el cuerpo mismo del testamento, bajo pena de nulidad. La lectura y suscripción del testamento se ejecutarán ante o por el escribano en presencia de los testigos del acto, que deben ver al testador en todo momento, lo que se hará constar.

Art.2675.- Los testigos deben ser conocidos del escribano Si éste no los conociere, puede exigir antes de autorizar el testamento, que dos personas conocidas de él aseguren su identidad y residencia. Lo hará constar así en el testamento, y firmarán con los demás testigos del acto, bajo pena de nulidad del mismo.

Doctrina

En principio, todas las leyes son obligatorias; la obligatoriedad, además de ser un principio del ordenamiento positivo, afecta a la esencia misma del derecho, porque la exigibilidad del derecho, porque la exigibilidad del derecho no puede quedar al arbitrio de los obligados a cumplirlo. Si así fuera, dejarían de ser normas coercitivas y se convertirían en normas meramente morales; por tanto, la inobservancia de las normas jurídicas reclama la sanción a sus transgresores.

La nulidad consiste en la ineficacia de un acto jurídico como consecuencia de carecer de las condiciones necesarias para su validez, sean ellas de fondo o de forma, es decir un vicio de que adolece un acto jurídico si se ha realizado con violación u omisión de ciertas formas o requisitos indispensables para considerarlo como válido, por lo cual la nulidad se considera ínsita en el mismo acto, sin necesidad de que se haya declarado o juzgado.

Este tipo de nulidad se da por la violación de formas necesarias para la validez del acto (cuando la misma está prescripta por la ley), o incumplimiento de la ley en lo relativo a la capacidad de las personas otorgantes del acto, licitud del objeto, existencia de un consentimiento libre u otros vicios. Los efectos de la nulidad son “ex nunc”, vale decir, retroactivos, volviéndose las cosas a su estado original siempre que esto sea posible. Bajo el régimen de la nulidad, ninguna persona puede pretender haber adquirido derecho alguno.

Entonces, se desprende de lo afirmado hasta el momento que la nulidad del acto jurídico, consiste en “la sanción legal que priva de sus efectos propios o normales de un acto jurídico, en virtud de una causa originaria; es decir, existente en el momento de la celebración”

En cuanto a la nulidad, enseña el ilustre Profesor De Gásperi que ésta no es más que la consecuencia de la obligatoriedad de la de la Ley, es decir “inherente a la majestad de la Ley en su sanción”

Entonces, se puede afirmar que la nulidad se origina en aquellos actos que se alzan contra la prohibición legal. Ésta afirmación, nace igualmente del principio de que todo lo que no está expresamente prohibido por las leyes, está permitido.

Jurisprudencia

Sumario: Los efectos de la inexistencia y la nulidad son iguales, por lo que no corresponde distinción entre actos inexistentes y actos nulos, considerando que éstos no producen efectos aun cuando su nulidad no haya sido juzgada.

Idalina Carmen Escauriza c/ sucesión de María Selva Escauriza de Pandon

Acuerdo y Sentencia Nº 718 – Corte Suprema de Justicia, Sala Civil y Comercial

16/12/1997



Sumario: El dolo consiste en el artificio, engaño o maquinación destinados a inducir en error mediante palabras o hechos.

La violencia importa presión o fuerza física o moral para obtener el consentimiento.

Las causales de nulidad deben probarse para destruir la presunción de validez de los actos jurídicos.

La violencia como vicio de la voluntad puede probarse por presunciones siempre que sean graves, precisas y concordantes.

Benítez, Leonarda Aranda Vda. de, c/ Valdez, Erna

Acuerdo y Sentencia Nº 9 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 5.

29/04/1998



Sumario: La declaración de nulidad de un acto jurídico debe abarcar a todas las personas que participaron del acto o contrato cuya nulidad se pide, por lo que, lógicamente, ellas deben tener participación en el procedimiento que se inste para aquel fin.

Vázquez Aditardo O., González Filomena Cuevas s/ Nulidad o modificación equitativa de contrato de transferencia de inmueble

Acuerdo y Sentencia Nº 15 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 1

16/04/1997



Sumario: Es nulo el acto jurídico cuando lo hubiere realizado un incapaz por falta de discernimiento.

Florentín Alderete, Marcos c/ Spaini López, Salomón y otra

Acuerdo y Sentencia Nº 3 - Tribunal de Apelaciones en lo Civil y Comercial, Sala 4

04/05/1995


Buscador

Cargando...

Seguir por correo!

Lo más nuevo

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Archivo

Más Vistos.

Contacta con Nosotros!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

BUSCADOR...

Escritos de Derecho