10 de octubre de 2010

Modelo de Tecnica Parte 4


2.12. Obligación de hacer escritura pública

Concepto

Es el deber que tiene todo aquel que haya vendido un bien registable y, debido a su mora, se inicia el juicio para constreñirlo al cumplimiento de la obligación

Hechos

Silvio Rodríguez, adquirió un inmueble de la firma inmobiliaria Tierra S.A., un lote de terreno a plazo, para que el señor Rodríguez pueda acceder al dominio del inmueble de referencia, éste debía abonar ciento veinte cuotas iguales y consecutivas de G. 100.000 mensuales.

Como se demuestra con los recibos expedidos por la firma inmobiliaria, éste satisfizo la totalidad de la obligación y, ante reiterados pedidos de la escritura traslativa de dominio de parte de Tierra S.A. a su favor, ésta hasta la fecha, aún no ha realizado tal acto, a pesar de que Silvio Rodríguez canceló la obligación hace más de un año y, la firma se obligaba a otorgar el dominio del inmueble una vez saldada la obligación, según el boleto de compraventa.



Derecho

Código Civil

Art.700.- Deberán ser hechos en escritura pública:

a)los contratos que tengan por objeto la constitución, modificación, transmisión, renuncia o extinción de derechos reales sobre bienes que deban ser registrados;

b)las particiones extrajudiciales de bienes, salvo que mediare convenio por instrumento privado presentado al Juez;

c)los contratos de sociedad, sus prórrogas y modificaciones, cuando el aporte de cada socio sea mayor de cien jornales mínimos establecidos para la capital, o cuando consista en la transferencia de bienes inmuebles, o de un bien que deba ser registrado;

d)la cesión, repudiación o renuncia de derechos hereditarios, en las condiciones del inciso anterior, salvo que sean hechas en juicio;

e)todo acto constitutivo de renta vitalicia;

f)los poderes generales o especiales para representar en juicio voluntario o contencioso, o ante la administración pública o el Poder Legislativo; los conferidos para administrar bienes, contraer matrimonio, reconocer o adoptar hijos y cualquier otro que tenga por objeto un acto otorgado o que deba otorgarse por escritura pública;

g)las transacciones sobre inmuebles y los compromisos arbitrales relativos a éstos;

h)todos los contratos que tengan por objeto modificar, transmitir o extinguir relaciones jurídicas nacidas de actos celebrados mediante escritura pública, o los derechos procedentes de ellos;

i)todos los actos que sean necesarios de contratos redactados en escritura pública; y

j)los pagos de obligaciones consignadas en escritura pública, con excepción de los parciales y de los relativos a intereses, canon o alquileres;

Art.701.- Los contratos que, debiendo llenar el requisito de la escritura pública, fueren otorgados por instrumento privado o verbalmente, no quedarán concluidos como tales, mientras no estuviere firmado aquella escritura. Valdrán, sin embargo, como contratos en que las partes se hubieren obligado a cumplir esa formalidad.

Estos actos, como aquellos en que las partes se comprometieren a escriturar, quedan sometidos a las reglas sobre obligaciones de hacer.

El presente artículo no tendrá efecto cuando las partes hubieren convenido que el acto no valdría sin la escritura pública.

Art.702.- En el caso del artículo anterior, la parte que rehusare cumplir la obligación podrá ser demandada por la otra para que otorgue la escritura pública.

Si el comprador pidiere el embargo del inmueble materia del contrato, el Juez lo decretará, previo depósito del precio que corresponda pagar en el acto de la escrituración.

Cuando la sentencia condenare a escriturar, y alguna de las partes no hubiere concurrido al otorgamiento, el Juez, llenadas las condiciones del contrato, podrá firmar el instrumento.

Art.737.- La compraventa tiene por objeto la transferencia de la propiedad de una cosa, u otro derecho patrimonial, por un precio en dinero que debe pagar el comprador.

Art.759.- Son obligaciones del vendedor:

a)hacer adquirir al comprador el derecho vendido, si su adquisición no es efecto inmediato del contrato;

b)entregar al comprador la cosa vendida o el título que instrumenta el derecho enajenado, si no surge lo contrario de lo estipulado, o de las circunstancias del negocio;

c)recibir el precio en el lugar y tiempo pactados; y

d)garantizar al comprador, conforme a las reglas de este Código, por la evicción y los vicios de la cosa.



Doctrina

Este tipo de obligación impone realizar un acto concreto (otorgar una Escritura Pública). Se da cuando una persona se encuentra obligada a transferir la propiedad de un bien registrable y no cumple con tal responsabilidad. La persona beneficiada tiene acción para obligar al otorgante remiso a hacerlo, bajo apercibimiento de hacerlo el Juzgado a su nombre y cuenta en caso de persistir en su negativa y, en lo que al proceso se refiere, ser condenado al pago de las costas y a una eventual indemnización de daños y perjuicios.

Ello se debe a que este tipo de acción no es susceptible de cumplimiento compulsivo. Vale decir, no puede obligarse a la persona a suscribir el acto, pero si puede darse validez a la actuación del Juez en su nombre, luego de existir sentencia condenatoria firme en tal sentido.

Básicamente, comprende una obligación de dar, pues mediante el otorgamiento de la escritura, transmite los derechos inherentes al dominio e la cosa, pues la misma, consiste en la entrega de una cosa cierta, individualmente determinada, desde el momento constitutivo de la obligación.

Éstas obligaciones se hallan dispersas en nuestro Código, pues para la transmisión de derechos reales, debemos remitirnos a las obligaciones de dar cosas ciertas (art. 463 al 468), a las normas sobre contratos que deben ser otorgados por escritura pública (art. 700) y, a las reglas relativas a las obligaciones del vendedor.



Jurisprudencia

Sumario: El reconocimiento de una obligación por acto entre vivos es irrevocable.

Peña, Augusto y otra c/ Peña, Alberto s/ obligación de hacer Escritura Pública e indemnización de daños y perjuicios

Acuerdo y Sentencia Nº 92 – Corte Suprema de Justicia

23/05/1995



Sumario: La propiedad se encuentra registrada a nombre de un tercero, respecto de quien la propia vendedora afirma tener derechos hereditarios, por ser cónyuge del mismo. En tales condiciones no es posible condenarla al otorgamiento de la Escritura de Transferencia, ya que no es propietaria, pero corresponde condenarla a realizar todos los actos necesarios para procurarle al actor el dominio de la cosa vendida.

La venta de cosa ajena está admitida en nuestro derecho, en tal caso, el vendedor está obligado a procurar al comprador la adquisición del bien enajenado, de conformidad con lo que dispone el art. 743 y sgtes. del Código Civil.

Así entonces, si posee derechos hereditarios sobre la cosa, deberá realizar todos los actos tendientes a lograr que la cosa le sea adjudicada, para proceder a otorgar la Escritura de Transferencia, aún cuando sus derechos solo se refieran a una parte alícuota de la cosa. En relación con la parte alícuota restante, deberá también realizar los actos necesarios para procurar al comprador el dominio sobre el inmueble vendido. Ello, sin perjuicio de las acciones que pudieran derivar del incumplimiento total o parcial de la obligación de hacer, adquirir o de su cumplimiento tardío.

Carlos María Spinzi c/ María Bernardina Godoy Vda. de Duarte s/ Cumplimiento de Contrato y Obligación de Hacer Escritura Pública

Acuerdo y Sentencia Nº 14 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3

16/05/1997

2.13. Resolución y extinción de los contratos



Concepto

Es el nombre que recibe la finalización de los contratos, los cuales, terminan o se extinguen de acuerdo a los modos de extinción de las obligaciones.



Hechos

La firma “Diamante S.A.”, contrató los servicios de la firma “Cobro Fácil”, para la realización de gestiones extrajudiciales de cobro de morosos de la firma.

La firma en cuestión, no realizó con la debida diligencia su labor, lo cual es causal de resolución del contrato firmado por las partes, por ello, Diamante S.A., solicita la rescisión del documento, vía judicial, ya que “Cobro Fácil”, se niega a ello, así como a la entrega de los documentos obrantes en su poder.



Derecho

Código Civil

Art.318.- En los actos jurídicos las partes podrán subordinar a un acontecimiento futuro e incierto la existencia o la resolución de sus efectos.

Art.471.- En caso de mora, el acreedor puede optar entre el cumplimiento de la obligación más los perjuicios del retardo, o la resolución con indemnización por el incumplimiento.

Art.672.- En los contratos de ejecución diferida, si sobrevinieren circunstancias imprevisibles y extraordinarias que hicieren la prestación excesivamente onerosa, el deudor podrá pedir la resolución de los efectos del contrato pendientes de cumplimiento.

La resolución no procederá cuando la onerosidad sobrevenida estuviera dentro del alea normal del contrato, o si el deudor fuere culpable.

El demandado podrá evitar la resolución del contrato ofreciendo su modificación equitativa.

Si el contrato fuere unilateral, el deudor podrá demandar la reducción de la prestación o modificación equitativa de la manera de ejecutarlo.

Art.724.- No procederá la resolución del contrato si el incumplimiento de una de las partes reviste escasa importancia y no compromete el interés de la otra.

Art.725.- En los contratos bilaterales, el incumplimiento por una de las partes autoriza a la que no sea responsable de él, a pedir la ejecución del contrato, o su resolución con los daños e intereses, o ambas cosas.

Demandada la resolución, ya no podrá pedirse el cumplimiento, pero después de reclamado éste, podrá exigirse de aquélla.

Art.726.- Las partes pueden pactar que el contrato bilateral se resuelva si una obligación no se cumple en la forma estipulada. En tal caso, el contrato quedará extinguido desde que el interesado haga saber al moroso su decisión de resolverlo.

Art.727.- Cuando el plazo fijado en el contrato para el cumplimiento de una prestación deba considerarse esencial para el interés del otro contratante, y éste quiera mantener en vigor el convenio, deberá notificarlo al obligado dentro de tres días. No haciéndolo, el contrato quedará resuelto de pleno derecho.

Art.728.- Salvo estipulación diversa, el contratante que quiera optar por la resolución podrá intimar al otro para que ejecute su obligación dentro de un plazo no inferior a quince días, vencido el cual, podrá demandar el cumplimiento, o dar por resuelto el contrato, con la sola comunicación fehaciente hecha al moroso de haber optado por la resolución.

No será necesario el otorgamiento de plazo cuando el moroso hubiere manifestado su decisión de no cumplir el contrato.

Art.729.- La resolución por incumplimiento tendrá efecto retroactivo sólo entre las partes, pero en los contratos de tracto sucesivo las prestaciones ya cumplidas y las cuotas vencidas quedarán firmes.





Doctrina

Los negocios jurídicos son puestos en marcha por la voluntad de las partes y es normal que sus efectos decaigan o mueran por su ejecución normal (cumplimiento).

Ahora bien, pueden extinguirse los actos jurídicos de una manera anormal, vale decir, sin dar satisfacción al propósito concebido ab initio por las partes.

Una de estas formas anormales es la nulidad, “sanción legal que priva de sus efectos propios o normales a un acto jurídico en virtud de una causa originaria; es decir, existente al momento de la celebración”. En nuestra legislación civil, puede verse las nulidades expresas y nulidades implícitas (art. 355), nulidades manifiestas y no manifiestas (art. 356 al 359), nulidad total y parcial (art. 365) y actos nulos y anulables (art. 357 y 358).

En cuanto a la revocación, ésta presupone la voluntad unilateral de una de las partes, quien otorgó el contrato, teniendo especial relación con los actos jurídicos o los contratos unilaterales, como el testamento y las donaciones, esencialmente revocables, en el caso de ésta última, la revocación reviste un carácter distinto, pues aquellas revocadas por incumplimiento de cargos, se produce como verdadera condición resolutoria.

En contratos que revisten de especial confianza hacia alguna persona, de una de las partes, tal como ocurre en el mandato, esencialmente revocable.

Así pues, en excepcionales circunstancias la voluntad de una de las partes, puede poner fin a la relación contractual, pues la regla en la materia es que, constituida esa relación, nunca la voluntad de una parte puede disolverla

Se habla de rescisión, cuando las partes de común acuerdo, deciden disolver el vínculo contractual, es decir dejarlo sin efecto para el futuro (ex nunc) el cumplimiento del mismo. Rescindir un contrato significa dejarlo sin efecto, por medio de lo que en la ciencia jurídica se conoce como distracto. La rescisión importa dejar sin efecto un acto por mutuo consentimiento de las partes para el futuro, consecuencia lógica del principio de autonomía de la voluntad en materia contractual.

En lo que atañe a la resolución de los contratos, no están de acuerdo los autores sobre lo que ha de entenderse por ésta.

De todos modos, se habla de ésta figura, cuando el contrato es disuelto por un acontecimiento diferente a la voluntad de las partes

Esta figura presenta semejanzas con otras que dejan sin efecto el acto jurídico, en el caso que nos convoca, la resolución, la cual, deja sin efecto un acto jurídico en virtud de la producción de un acontecimiento futuro e incierto, al cual estaban subordinados los efectos.



Jurisprudencia

Sumario: La resolución del contrato de compraventa procede por incumplimiento y cuando la co­contratante se encuentra en mora. El derecho de reclamar la resolución del contrato sólo lo tiene la parte no culpable y no quien se encuentra a su vez en mora o en retardo material.

Stipanovich, Marta G. de c/ Yambay, Abderrada y otro

Acuerdo y Sentencia Nº 6 - Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 4

10/03/1994



Sumario: Tanto la resolución, como la rescisión del contrato son formas de extinción de ellos y no significan modos diferentes con requisitos distintos. Son conceptos equivalentes.

Jorge Casimiro Seux Chamorro c/ Daniel Arthur Baudelet s/ resolución de contrato

Acuerdo y Sentencia Nº 124 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 5

22/12/1995



Sumario: Al haber pacto expreso de resolución contractual en caso de mora del deudor, el mismo queda extinguido con el solo requisito de la comunicación.

La resolución es un remedio contemplado por la ley, en favor del contratante que se mantuvo fiel al cumplimiento de lo pactado y que se dirige a extinguir el vínculo obligacional válido que lo liga a quien en forma legalmente inexcusable, no satisfizo lo prometido. Por otro lado la rescisión se da en el supuesto en que las partes voluntariamente ponen fin al contrato válido que los une.

El Código de Fondo, en el Cap. VI, Arts. 718 y 725 hace referencia a ambas figuras ­ rescisión y resolución ­ atribuyéndole efectos similares, señalando los elementos que deben concurrir para la producción de los mismos. En ambos casos, se entiende que se trata de la extinción del contrato.

Mariano Quintana c/ Roberto Barreto Valdés s/ desalojo

Acuerdo y Sentencia Nº 100 - Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 4

16/12/1996

2.14. Indemnización de daños y perjuicios



Concepto

Es la obligación legal de resarcir el menoscabo causado al bien de un tercero, mediante un pago equitativo y justo.



Hechos

Dedicación Pereira es propietario de un automóvil marca BMW, con motor N° AAA000XD1428, y chasis N° BD10009P0, con matrícula del Registro Automotor XXX 001.

El mismo, cargó combustible del tipo “Energy 8000” en la estación de servicios Esso, ubicada en Gral. Díaz e/ Chile, explotada por la firma 4 M S.A., en fecha treinta y uno de julio del corriente año y, ese combustible, daño irreparablemente el motor de su vehículo, pues tal servicentro, expendió combustible de mala calidad, según los análisis realizados.



Derecho

Código Civil

Art.284.- Cuando por hechos involuntarios se causare a otro algún daño en su persona o bienes, sólo se responderá con la indemnización correspondiente, si con el daño se enriqueció el autor del hecho, en la medida en que se hubiere enriquecido.

Art.374.- El que deteriore o destruya la cosa ajena para apartar de sí o de otro el daño con que esa amenace, no cobrará contra el derecho cuando el deterioro o la destrucción sea exigido para alejar el peligro, y el daño no sea desproporcionado con éste.

Si el agente ha tenido la culpa del riesgo estará obligado a la indemnización del daño.

Art.437.- Son créditos privilegiados sobre determinados muebles:

a) los gastos de justicia hechos para la realización de la cosa y la distribución del precio;

los créditos el Estado y de las municipalidades por todo tributo, impuestos y tasas, que graven los objetos existentes, retenidos o secuestrados en las aduanas, o establecimientos del Estado o Municipio, o autorizados o vigilados por ellos por derechos de importación, extracción o consumo, mientras sigan en poder del acreedor.

b) Si éste fuere desposeído de ellos contra su voluntad, se procederá como caso de prenda;

c) el crédito del acreedor prendario. El desposeído contra su voluntad podrá reivindicar la cosa gravada en prenda durante tres años, en las condiciones prescriptas para el poseedor. Cuando concurriesen varios acreedores sobre una misma prenda, tendrán prioridad los más antiguos según el orden de su constitución, y los de la misma fecha se dividirán el precio a prorrata. Si la prenda se hubiere establecido, mediante la entrega de los documentos que confieran el dominio o un derecho de garantía sobre las cosas en poder de terceros por privilegios especiales, el acreedor prendario deberá soportar tales preferencias.

El privilegio acordado al crédito pignoraticio se extiende a las cosas judiciales por la intervención en el proceso de ejecución, a los intereses debidos por el año en curso a la fecha de la pignoración y por los del año anterior;

d) los gastos de conservación, reparación, fabricación o mejora de las cosas muebles, siempre que éstas se hallen en poder del acreedor.

El privilegio tiene efecto también en perjuicio de los terceros que tienen derecho sobre las cosas, cuando el que hizo las prestaciones o los gastos haya procedido de buena fe.

El acreedor puede retener la cosa sujeta al privilegio mientras no sea satisfecho de su crédito y podrá venderla según las normas establecidas para la venta de la cosa dada en prenda;

e) los créditos por suministros de semillas, de materias fertilizantes, plaguicidas y de agua para riego, como también los créditos por trabajo de cultivo y de recolección, tiene privilegios sobre los frutos a cuya producción hayan concurrido.

Este privilegio podrá ser ejercido mientras los frutos se encuentran en el fundo, en sus dependencias o en depósitos públicos. Se aplican a este privilegio, en lo pertinente, las disposiciones del segundo y tercer apartado del inciso anterior;

f) los créditos del Estado por los tributos indirectos tienen privilegios sobre los muebles a los cuales los tributos se refieren;

g) el crédito por hospedaje y suministros a las personas alojadas en una hostería, sobre las cosas muebles llevadas por éstas a la fonda u hotel y a sus dependencias y que continúan encontrándose allí.

Este privilegio tiene efecto también en perjuicio de terceros que invoquen derechos sobre dichas cosas, so pretexto de ser robadas o perdidas, a menos que el hotelero estuviera en conocimiento de tales derechos al tiempo en que las cosas fueron introducidas en su hotel. En defecto de las personas obligadas por la ley concurrirá, empero, con los gastos de asistencia médica y funerarios, cuando la enfermedad o el fallecimiento del viajero hubiesen ocurrido en la posada;

h) los créditos dependientes del contrato de transporte terrestre y los créditos por los gastos de impuestos anticipados por el portador, tienen privilegio sobre las cosas transportadas mientras éstas permanezcan en su poder, y durante los quince días que sigan a la entrega que hubiese hecho el destinatario;

i) los créditos derivados de la ejecución del mandato, tienen privilegio sobre las cosas del mandante que el mandatario detente para la ejecución del mandato;

j) los créditos derivados del depósito a favor del depositario tienen igualmente privilegios sobre las cosas que detenta por efecto del depósito;

k) el crédito del dueño de la cosa depositada tiene privilegio sobre el precio que adeudase el comprador, cuando la hubiese vendido el depositario o su heredero, aunque procediese de buena fe;

l) los créditos por un año de alquileres de vivienda o locales comerciales, mientras no se efectúe el desalojo. Este privilegio comprende los muebles de propiedad del locatario y que se hallen dentro de la finca. Exceptúanse el dinero, y los créditos y títulos, como también las cosas muebles que sólo se encuentren accidentalmente y deban ser retirados, cuando el locador hubiese sido instruido de su destino o lo conociese por la profesión del locatario, la naturaleza de las cosas o cualquier otra circunstancia. No se extiende a las cosas robadas o perdidas.

Cuando las cosas afectadas hubiesen salido del inmueble, el locador podrá embargarlas, dentro del término de treinta días, sin perjuicio de los derechos adquiridos por terceros de buena fe;

ll) en el caso de seguro de responsabilidad civil, el crédito del perjudicado sobre el resarcimiento, tiene privilegio sobre la indemnización debida al asegurado; y

m) el monto de la indemnización proveniente de accidente de trabajo goza de privilegio sobre el valor de las primas que debe devolver la entidad aseguradora en caso de falencia de ella.

Art.450.- Los daños comprenden el valor de la pérdida sufrida y el de la utilidad dejada de percibir por el acreedor como consecuencia de la mora o del incumplimiento de la obligación. Su monto será fijado en dinero, a menos que la ley dispusiere otra forma.

Art.451.- Cuando la obligación no cumplida proviniere de actos a título oneroso, y en todos los demás casos en que la ley lo autorice, habrá lugar a resarcimiento, aunque el perjuicio no fuera patrimonial, debiendo el Juez estimar su importe con arreglo a las circunstancias.

Art.452.- Cuando hubiese justificado la existencia del perjuicio, pero no fuese posible determinar su monto, la indemnización será fijada por el Juez.

Art.453.- En las obligaciones de dar sumas de dinero la indemnización se determinará en la forma establecida en el parágrafo correspondiente.

Art.475.- En las obligaciones de dar sumas de dinero no podrán estipularse intereses moratorios o compensatorios ni comisiones superiores a las tasas máximas establecidas por el Banco Central del Paraguay, bajo pena de nulidad de la cláusula respectiva, cualquiera sea la denominación que se asigne a la prestación accesoria a cargo del deudor.

Los intereses que deben por el hecho de la mora, aunque no se justifique el perjuicio. El acreedor no puede exigir mayor indemnización en virtud de haber sufrido un perjuicio superior a la inejecución de la obligación y en ningún caso el interés compensatorio sumado al moratorio podrá exceder la tasa máxima.

Art.632.- Cuando la obligación fuere de entregar cosas inciertas no fungibles, determinadas sólo por su especie, el pago nunca se juzgará imposible y la obligación se resolverá en indemnización de pérdidas e intereses.

Art.1822.- La restitución de una cosa cierta recibida indebidamente debe hacerse en especie. Quien la recibió de buena fe no responde de su perecimiento o destrucción sino en los límites de su enriquecimiento. El que la recibió de mala fe debe pagar su valor, aunque mediare caso fortuito, y si estuviere deteriorada, el que la entregó podrá exigir su equivalente o la cosa deteriorada más una indemnización por la disminución de su valor.

Art.1833.- El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño.

Si no mediare culpa, se debe igualmente indemnización en los casos previstos por la ley, directa o indirectamente.

Art.1835.- Existirá daño, siempre que se causare a otro algún perjuicio en su persona, en sus derechos o facultades, o en las cosas de su dominio o posesión. La obligación de reparar se extiende a toda lesión material o moral causada por el acto ilícito. La acción por indemnización del daño moral sólo competerá al damnificado directo. Si del hecho hubiere resultado su muerte, únicamente tendrán acción los herederos forzosos.

Art.2144.- El propietario que llevare a cabo la mayor elevación en el caso del artículo anterior, abonará a los demás condóminos una indemnización igual al valor actual del área a ocuparse con la construcción, dividido por el número de pisos, comprendido el que va a edificarse, con detracción del importe de la cuota correspondiente a él. Estará obligado también a reconstruir la terraza de la que todos o parte de los condóminos tenían el derecho de usar.

Art.2164.- Si el dominio se resuelve por otra causa sobreviniente, el que lo hubiese adquirido por causa anterior a la resolución será considerado propietario perfecto, quedando a la persona a cuyo beneficio se operó la resolución, el derecho de accionar contra aquél cuyo dominio se resolvió para obtener la indemnización que corresponda.

Art.2416.- En los casos en que procede la acción de reivindicación contra el nuevo poseedor, queda al arbitrio del reivindicante intentarla directamente, o entablar una acción subsidiaria contra el enajenante o sus herederos, por indemnización del daño causado por la enajenación; y si obtuviere de éstos completa indemnización del daño, cesa el derecho de reivindicar la cosa.

Art.2420.- El que de mala fe se da por poseedor sin serlo, será condenado a la indemnización de cualquier perjuicio que de ese hecho resultare al reivindicante.

Art.2423.- Con la acción de reivindicación pueden acumularse todas las acciones personales, relacionadas con la cosa a las que tenga derecho el reivindicante, como la indemnización por los deterioros que el poseedor ha causado en la cosa, y la de restitución de los frutos y productos, de acuerdo con lo reglado en este Código.

Art.2434.- Procederá la compensación entre reivindicante y poseedor, en cuanto a las sumas que respectivamente debieran pagarse. El segundo podrá retener la cosa reivindicada hasta percibir el importe de las indemnizaciones que le correspondan, y si la entregare, subsistirán sus créditos.

Art.2435.- La responsabilidad del propietario por las indemnizaciones debidas al poseedor, sólo se hará efectiva en la cosa reivindicada. Podrá aquél liberarse de ella, haciendo abandono Serán aplicables en este caso las disposiciones que rigen el abandono que hiciere el tercer poseedor de un bien hipotecado.



Doctrina

Es la acción que tiene el demandado para ser resarcido, en caso de incumplimiento de obligaciones o de la comisión de actos ilícitos, por el causante de tales actos. Los actos debieron haberle ocasionado un daño en forma efectiva. Puede reclamarse igualmente la utilidad que se dejó de percibir, ya sea por el retardo en el cumplimiento de la obligación o por el acto ilícito cometido.

Ésta acción consiste en la reparación del perjuicio causado por otra persona, comprendido en éste concepto cualquier perjuicio patrimonial o no que el hecho del tercero hubiera producido y, constituido por la diferencia del patrimonio del perjudicado o en otros bienes jurídicamente protegidos antes y después del hecho, de modo que la indemnización se destina a reponer lo que se había perdido o a obtener lo que se tenía fundadas esperanzas de adquirir.

La indemnización tiene siempre un contenido pecuniario, dado que la prestación es siempre de ésta naturaleza.



Jurisprudencia

Sumario: Cuando la acción surge del hecho ilícito ocasionado por el manejo de cosas riesgosas (vehículos), la carga de la prueba corresponde al propietario o tenedor de la cosa inanimada.

Conforman presunciones de culpabilidad que el vehículo se desplace a una velocidad superior a la reglamentaria y que el conductor maneje de contramano.

Agustín Duarte Morel c/ Soriano Arzamendia y Trans Tur S.A.

Acuerdo y Sentencia Nº 75 – Corte Suprema de Justicia

08/04/1998



Sumario: Si bien en los casos de accidente de tránsito la carga de la prueba incumbe al dueño o guardián de la cosa inanimada, quien debe demostrar que de su parte no hubo culpa para eximirse de la responsabilidad (art. 1847, 1º párrafo), esta inversión del "onus probandi" no es aplicable, y se retorna a la norma general establecida en el art. 249 del Código de Forma, cuando la colisión se produce entre dos vehículos en movimiento.

La responsabilidad del demandado no es exclusiva puesto que existen otros elementos de los daños y perjuicios: la velocidad de la motocicleta de aproximadamente 120 km/h y el no llevar casco reglamentario. (voto en disidencia)

Robles, Juan David c/ Fariña González, Emigdio

Acuerdo y Sentencia Nº 160 – Corte Suprema Civil y Comercial, Sala Civil y Comercia

29/06/1998



Sumario: Los conductores de vehículos que no guardan deberes esenciales de diligencia son responsables de los daños ocasionados a terceros.

Existiendo culpa concurrente, la culpa recae en mayor proporción sobre aquél cuya negligencia e imprudencia revista mayor gravedad.

Cuando existe certeza en relación con la existencia del daño, el Tribunal puede fijar una suma equitativa en este concepto.

El art. 1835 del Código Civil autoriza expresamente la indemnización por el daño moral, existiendo lesiones corporales, debiendo establecerlo en proporción a la gravedad de la lesión y al tiempo de su curación.

Las costas deben imponerse en la misma proporción.

Marciana Peña de Sanabria c/ Stel Turismo s/ indemnización de daños y perjuicios en accidente de tránsito

Acuerdo y Sentencia Nº 72 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3

04/08/1997

2.15. Pago por consignación



Concepto

El pago por consignación, es la facultad que tiene el sujeto pasivo de la obligación, es decir, el deudor, de cumplir con su prestación judicialmente, debido a la mora del acreedor



Hechos

Luis Figueredo, adquirió a plazo un inmueble de la firma inmobiliaria “Raíces S.A.”, en fecha doce de marzo del año mil novecientos noventa y cinco, faltando aún cuotas que cancelar, la firma mudó sus oficinas de cobranzas sin dar aviso alguno, ni comunicar su nueva sede.

El señor Figueredo, solicitó a un Notario de su confianza, retener el importe mensual de las cuotas desde la fecha en que “Raíces S.A.” se mudó y éste, a su vez, realizará un viaje de especialización al exterior por el lapso de seis meses, por ello, solicita se habilite una cuenta judicial para realizar los pagos por consignación, con los efectos pertinentes.



Derecho

Código Civil

Art.584.- El pago por consignación debe hacerse judicialmente y sólo es posible en las obligaciones de dar. Procede en los casos siguientes:

a)si el acreedor incurre en mora o se niega a recibir el pago;

b)si es incapaz para aceptarlo y carece de representante;

c)si se encuentra ausente;

d)si es desconocido, o su derecho resulta dudoso, o concurren otras personas a reclamar el pago;

e)si la deuda ha sido embargada, o retenida en poder del deudor y éste quiere exonerarse del depósito;

f)si el acreedor perdió el título de la obligación;

g)si el que adeuda el precio de un bien gravado, quiere redimirlo de la garantía real; y

h)si el acreedor se rehúsa a presentar el documento o alega no tenerlo en su poder.

Art.585.- Para que la consignación surta efectos de pago es indispensable que concurran, con respecto a las circunstancias de personas, objeto, modo y tiempo, todos los requisitos del pago convenido. La falta de cualquiera de ellos autoriza al acreedor a rechazarla.

Art.588.- Si se trata de una suma de dinero, deberá hacerse el depósito bancario a la orden del juzgado, notificándose al acreedor. El depósito suspende el curso de los intereses.

Art.2318.- Cuando el crédito dado en prenda fuere exigible antes del garantizado con ella, el constituyente puede, en virtud de motivos suficientes, hacer notificar al deudor que debe efectuar el pago por consignación a nombre común con el acreedor prendario.

Art.2345.- Cuando se demandare el pago por consignación de un crédito prendario, el deudor podrá pedir al Juez que, previa audiencia del acreedor, levante el gravamen y ordene su cancelación en el Registro, siempre que se haya depositado el importe del crédito y obligaciones accesorias convenidas, quedando embargada a las resultas del juicio la suma depositada. La orden de cancelación de la prenda será recurrible al solo efecto devolutivo.



Doctrina

El pago, es uno de los modos normales de extinción de las obligaciones, el cual no es más que la contraprestación en metálico o especie de la prestación recibida de un tercero, en la consecución del pago, sobre todo en las obligaciones a plazo, puede ocurrir que el deudor, auque animado de intención de pagar, se halle frente a obstáculos jurídicos o de hecho que le impidan o dificulten el cumplimiento y, lo pongan en peligro de incurrir en mora.

Éste procede exclusivamente en las obligaciones de dar, donde el pago por consignación es el que se hace depositando judicialmente la suma adeudada, lo cual puede tener lugar cuando:

1.El acreedor incurre en mora y, se niega a recibir el pago,

2.el acreedor es incapaz y carece de representante,

3.el acreedor se encuentra ausente,

4.el acreedor es desconocido o su derecho resulta dudoso o concurren otras personas a reclamar el pago,

5.la deuda ha sido embargada o retenida en poder del deudor y, éste quiere exonerarse del depósito,

6.el acreedor perdió el título de la obligación

7.el que adeuda el precio de un bien gravado, quiere redimirlo de la garantía real y,

8.el acreedor se rehúsa a presentar el documento o alega no tenerlo en su poder.



Jurisprudencia

Sumario: Es menester que para que proceda la demanda de pago por consignación el deudor debe probar inexcusablemente la negativa del acreedor a recibir el pago, que puede acreditarse por cualquier medio de prueba, incluso por testigo o por presunciones.

Habida cuenta que el contrato de compraventa estipulaba como parte de pago la entrega de bolsas de soja y siendo que las mismas fueron entregadas como consta en la “nota de entrada para servicios” expedida por el silo y siendo que no se ha solicitado la rescisión o el cumplimiento de la obligación vencida, conlleva el ánimo de admitir que efectivamente ha existido una negativa injustificada por parte del acreedor a aceptar el pago de la cuota vencida.

Roberto Zalafón c/ Luis Quiosi

Acuerdo y Sentencia Nº 2 – Tribunal de Apelación Civil, Comercial, Laboral, Tutelar, Criminal y Corresccional del Menor de Ciudad del Este

05/02/1998



Sumario: El pago por consignación es un mecanismo jurídico excepcional puesto al servicio del deudor, para obtener en determinados casos la liberación de las obligaciones que sobre él pesan. Es precisamente por ese carácter (de excepción) que el deudor debe justificar la negativa del acreedor de recibir el pago.

Es requisito para la procedencia de la consignación, que se justifique la negativa del acreedor a recibir el pago; en defecto de prueba de este hecho, la consignación no procede. El consignante, por ello, debe probar que ha mediado ofrecimiento real de pago, anterior a la interposición de la demanda y la negativa a recibirlo por el acreedor.

La procedencia del pago por consignación está condicionada: 1) cuando el acreedor incurre en mora y; 2) cuando el acreedor se niega a recibir el pago (art. 584 inc. “a” del C.C.)

Para que la consignación surta efecto de pago es indispensable que concurran, con respecto a las circunstancias de personas, objeto, modo y tiempo, todos los requisitos convenidos, la falta de cualquiera de ellos autoriza al acreedor a rechazarla.

Para que la consignación sea válida el pago debe ser completo.

El hecho probandi en el juicio de pago por consignación, no radica en la intención de pagar, sino en el hecho de que se ha ofrecido efectivamente el pago y que el acreedor ha procedido a rechazar el ofrecimiento.

En las obligaciones a plazo la mora se produce por el solo vencimiento de aquél (art. 424 del C.C.)

Odila Báez Ramírez c/ Justa Esteria de Brizuela.

Acuerdo y Sentencia Nº 23 - Tribunal de Apelación Civil, Comercial, Laboral, Tutelar, Criminal y Corresccional del Menor de Ciudad del Este, Sala 2

14/07/1998

2.16. Acción de subrogación



Concepto

La subrogatoria, es la sustitución de una persona por otra, es decir, continuar con la acción presentada por el actor, con todos los derechos de éste, suplantándolo debido a algún vínculo entre el subrogante y el subrogado.



Hechos

Ludovico Fleitas inició el juicio sucesorio de su señor padre, del cual, es el único heredero, mientras el trámite del proceso, el señor Fleitas vendió los derechos y acciones del único bien, la finca Nº 8950 del Distrito de La Catedral a la firma CC S.A., la cual continuará con los trámites sucesorios hasta la Sentencia definitiva.



Derecho

Código Civil

Art.446.- Los acreedores, aun eventuales, pueden ejercer todos los derechos y acciones de su deudor, relativos a los bienes de éste, pero sólo cuando el obligado dejare de hacerlo y con citación del mismo, para que tome parte en el juicio.

Art.447.- Quedan excluidos de lo prescripto en el artículo anterior:

a)el derecho de administración y disposición de los bienes;

b)las facultades inherentes a la capacidad jurídica, y también al estado en las relaciones de familia, aunque tuvieren efectos patrimoniales; y

c)los derechos y bienes inembargables por disposiciones legales.

Art.448.- Son oponibles al acreedor las excepciones y causas extintivas referentes al derecho ejercido, aun en el caso de fundarse en hechos del deudor ulteriores a la demanda.

Art.449.- Las acciones subrogatorias y revocatorias que competen a los acreedores serán ejercidas conforme a lo dispuesto al tratar de los actos jurídicos celebrados en fraude de los acreedores.

Art.594.- La subrogación legal se opera de pleno derecho a favor:

a)del acreedor que paga la deuda del deudor común a otro acreedor que le es preferente;

b)del que paga por tener legítimo interés en cumplir la obligación; y

c)del tercero no interesado en la obligación que paga con aprobación expresa o tácita del deudor, o ignorándolo éste.

Art.595.- La subrogación convencional tiene lugar:

a)cuando el acreedor recibe el pago de un tercero substituyéndolo expresamente en sus derechos; y

b)cuando el deudor paga con una cantidad que ha tomado prestada y subroga al prestamista en los derechos del primitivo acreedor.

El deudor podrá hacer la subrogación sin el asentimiento del acreedor, siempre que haya tomado prestado el dinero u otra cosas fungible por escritura pública, haciendo constar su propósito en ella y expresando, al mismo tiempo de efectuar el pago, la procedencia de la cantidad pagada.

Art.596.- La subrogación legal o convencional, traspasa al nuevo acreedor todos los derechos, acciones o garantías del antiguo acreedor, tanto contra el deudor principal y codeudores, como contra los fiadores y terceros poseedores de bienes afectados al crédito, con las restricciones siguientes:

a)el subrogado no puede ejercer los derechos y acciones del acreedor, sino hasta la concurrencia de la suma que el ha desembolsado realmente para la liberación del deudor;

b)el efecto de la subrogación convencional puede ser limitado a ciertos derechos y acciones por el acreedor, o por el deudor que la consiente, y el de la subrogación legal por acuerdo del acreedor, o del deudor, con el tercero;

c)la subrogación legal establecida en provecho de los que han pagado una deuda a la cual estaban obligados con otros, no los autoriza a ejercer los derechos y las acciones del acreedor contra sus coobligados, sino hasta la concurrencia de la parte por la cual cada uno de estos últimos estaba obligado a contribuir para el pago de la deuda;

d)la subrogación a favor del tercero poseedor de bienes hipotecarios por el deudor principal no lo autoriza para perseguir al fiador aunque la hipoteca se hubiere constituido después de la fianza.

e)El fiador que paga la deuda garantizada con hipoteca por el deudor, queda subrogado contra el tercer poseedor del bien gravado;

f)la subrogación a favor del tercero poseedor de uno de varios bienes hipotecados en garantía del crédito pagado; no le autoriza a ejercer los derechos del acreedor contra los otros poseedores sino por la parte proporcional al beneficio que ha producido el pago de cada uno de ellos;

g)la subrogación a favor del tercero poseedor de un bien hipotecado por uno varios deudores solidarios, no le autoriza a usar de las acciones del acreedor, sino en la medida en que el deudor constituyente podría ejercerlos contra sus coobligados; y

h)cuando uno de los herederos a quien se ha adjudicado un bien hipotecado por el causante, se subroga al acreedor, no podrá usar de sus derechos sino por la parte que corresponde a cada uno de los otros en la sucesión.

Art.597.- Los derechos transmitidos por subrogación no pueden ser ejercidos en perjuicio del acreedor, en cuanto se refiere al crédito pagado.

Art.618.- Será admitida la compensación, respecto de las deudas siguientes:

a)de las que fuesen pagaderas en distintos sitios, con tal que se computen los gastos de transporte o la diferencia de cambio al lugar del pago;

b)en caso de concurso del deudor, de las que tuviesen sus acreedores con los créditos de aquél, aunque ni unas ni otras fueren exigibles al dictarse el auto declarativo;

c)aunque se tratase de deudas o créditos ulteriores a la declaración del concurso, cuando el deudor obtuvo el crédito después del auto, por subrogación legal como coobligado, garante o tercer poseedor de bienes hipotecados o en virtud de actos anteriores cumplidos de buena fe; y

d)la obligación derivada de la fianza, con aquello que el acreedor adeude al fiador, o con el crédito que contra el mismo acreedor corresponda al deudor principal.

Art.1476.- El fiador que pagare la deuda, aunque se hubiere obligado contra la voluntad del deudor, queda subrogado en todos los derechos, acciones, privilegios y garantías del acreedor contra el deudor, anteriores y posteriores a la fianza, sin necesidad de cesión alguna.

Art.1477.- El fiador que pagó tiene acción de repetición contra el deudor principal, aunque éste no tuviere conocimiento de la fianza prestada.

La repetición comprende el capital, los intereses y costas, y los intereses legales desde el día del pago, como también la indemnización de todo perjuicio que le hubiere sobrevenido por motivo de la fianza.

Si el deudor es incapaz, la repetición del fiador será admitida sólo dentro de los límites de lo que haya redundado en beneficio suyo.



Código de Procedimientos Civiles

Art.93.- Procedencia y trámite. El ejercicio de la acción subrogatoria no requerirá autorización judicial previa. Se sustanciará por el trámite que corresponde a la naturaleza y valor de las obligaciones que se atribuyen al demandado, con las modificaciones que prescriben los artículos siguientes.

Art.94.- Citación. Antes de correrse traslado al demandado, se citará al deudor por el plazo de nueve días, durante el cual éste podrá:

a) formular oposición, fundada en que ya dedujo la demanda o en la manifiesta improcedencia de la subrogación; y

b) interponer la demanda, en cuyo caso se le considerará como autor y el juicio proseguirá con el demandado.

En este último supuesto, así como cuando el deudor hubiere ejercido la acción con anterioridad, el acreedor podrá intervenir en el proceso, en la calidad de tercero coadyuvante.

Art.95.- Intervención del deudor. Aunque el deudor, al ser citado, no ejerciere ninguno de los derechos acordados en el artículo anterior, podrá intervenir en el proceso en la calidad prescripta para los terceros interesados.

Art.96.- Obligación del deudor. En cualquiera de los casos previstos por los artículos anteriores, el deudor estará obligado a absolver posiciones, reconocer documentos y prestar la colaboración necesaria, con los mismos efectos y apercibimientos que las partes.

Art.97.- Efectos de la sentencia. La sentencia hará cosa juzgada en favor o en contra del deudor citado, aunque no hubiere comparecido.



Doctrina

Normalmente, el efecto del pago es el de extinguir la obligación. Pero tal resultado, puede no operarse.

En efecto, sabido es que el obligado a pagar es el deudor y, en principio, sólo él. Si él paga la obligación, ésta se extingue, en consecuencia, el deudor queda liberado.

Pero el pago puede ser cumplido por un tercero, coobligado o extraño a la relación jurídica obligatoria. Por efecto de éste pago, el acreedor deja de serlo. La Subrogación constituye el acto de substituir o poner una persona (subrogación personal) o cosa (subrogación real) en lugar de otra. Tiene una gran trascendencia en materia de obligaciones, contratos y sucesiones.

Desde otro punto de vista, la subrogación puede ser convencional (cuando es concertada entre acreedor y deudor y el que reemplaza a uno y otro en tal carácter) o legal (cuando la subrogación se produce por disposición de la ley sin la voluntad concorde del acreedor y deudor).



Jurisprudencia

Sumario: La subrogación, según algunos tratadistas, es en verdad una acción jurídica admitida o establecida por la ley en virtud de la cual, una obligación extinguida por medio del pago efectuado por un tercero, o por el deudor con un dinero que un tercero le ha dado a ese efecto, es considerada que continúa subsistiendo a beneficio de ese tercero que está autorizado para hacer valer en la medida de lo que ha desembolsado, los derechos del antiguo acreedor.

Constatino, Raúl c/ Constricciones Omega S.R.L.

Acuerdo y Sentencia Nº 57 - Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 1

08/09/1999



Sumario: La parte demandante promueve la acción de pago por subrogación fundada en las disposiciones del artículo 1616 del Código Civil que dice: “Los derechos que corresponden al asegurado contra un tercero, en razón del siniestro, se transfieren al asegurador hasta el monto de la indemnización abonada. El asegurado es responsable de todo acto que perjudique este derecho del asegurador. El asegurador no puede valerse de la subrogación en perjuicio del asegurado. La subrogación es inaplicable en los casos de seguros de personas”. La actora acompañó la póliza de seguros a favor de la firma Inpaco y el comprobante de haber recibido ésta la suma de Gs. 315.952.000. Ahora bien, debe tenerse en cuenta que lo que pretende la actora es subrogarse en los derechos que supuestamente tiene la firma Inpaco para reclamar la suma antes indicada a la hoy demandada, pretensión que supone necesariamente que la firma Inpaco podía reclamar a la accionada indemnización por el siniestro (robo de mercaderías) en el transporte contratado. Obviamente, si la firma Inpaco no tiene derechos que reclamar, mal podría la actora subrogarse en tales derechos para promover, en tales condiciones, la presente acción de pago por subrogación.

Debe tenerse en cuenta lo dispuesto por el art. 933 2º párrafo del Código Civil que dispone: “El destinatario no puede ejercer los derechos nacidos del contrato sino contra pago al porteador de los créditos derivados del transporte que gravan las cosas transportadas. En caso de que el monto de las sumas sea controvertido, el destinatario debe consignar la diferencia discutida”. De acuerdo con esta norma, el destinatario (Inpaco) para poder ejercer los derechos nacidos del contrato de transporte debe acreditar el pago al porteador transportista de los créditos derivados del transporte, caso contrario no tendría sustento legal para pretender ejercer tales derechos. En el caso, no se ha acreditado el requisito legal, es decir, el pago al porteador de los créditos derivados del transporte, de lo cual se sigue que el destinatario y asegurado, la firma Inpaco, no tenía posibilidad legal de ejercer derechos contra el transportista y porteador. Y si el destinatario o asegurado no puede hacerlo, tampoco podría hacerlo la compañía aseguradora por vía de subrogación legal ya que nadie puede transmitir un derecho más extenso que el que tiene.

Si se ha convenido que la mercadería transportada viajaba por cuenta y riesgo del importador, quien se ha obligado a asegurarla de toda responsabilidad por daños, mermas, perjuicios o siniestros que ocurrieran durante el transporte, la hoy demandada Empresa de Transporte Felipe Soler y Cía. Ltda. ha sido exonerada de responsabilidad por mermas, siniestros, o perjuicios que afectaran a las mercaderías transportadas, razón por la cual si la firma importadora y destinataria de tales mercaderías, la firma Inpaco, no podía exigir el cumplimiento de la responsabilidad a la porteadora por haberse establecido así en la Carta de Porte, mal podría transmitir ese derecho a la aseguradora por vía de subrogación.

La Consolidada S.A. c/ Empresa de Transporte Felipe Soler y Cía. Ltda. s/ Acción de Subrogación legal.

Acuerdo y Sentencia Nº 8 – Trbunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 1, 26/03/1998

2.17. Repetición de lo pagado.



Concepto

Es la acción que posee una persona en contra de otra, en virtud de que ésta fue fiador de aquel, por haber pagado la deuda del principal, comprendiendo el capital, los intereses, las costas y, los intereses generados a partir del pago de la deuda del principal.



Hechos

Darío Zarza, afianzó una operación en calidad de fiador solidario de su amigo, Luis Valdéz, para la adquisición de un automóvil usado de la marca Mazda del representante local.

Luis Valdéz, pagó las primeras diez cuotas de las treinta y seis en que se pactó la venta y, luego salió del país, ante ésta situación, Darío Zarza, tuvo que cancelar la totalidad de la deuda contraída con el representante, evitando así, el embargo de su residencia.

Doce meses después, Luis Valdéz, regresó al país y, ante el requerimiento del señor Zarza, éste se negó a devolver el dinero erogado por aquel



Derecho

Código Civil

Art.554.- Si el crédito estuviere pignorado o embargado, el pago hecho al acreedor no será válido. La nulidad sólo aprovechará a los acreedores prendarios o embargantes, a quienes deberá pagar el deudor salvo su derecho de repetición contra el acreedor.

Art.1477.- El fiador que pagó tiene acción de repetición contra el deudor principal, aunque éste no tuviere conocimiento de la fianza prestada.

La repetición comprende el capital, los intereses y costas, y los intereses legales desde el día del pago, como también la indemnización de todo juicio que hubiese sobrevenido por motivo de la fianza.

Art.1820.- No procede la repetición de lo pagado espontáneamente cumpliendo deberes morales o sociales, salvo caso de incapacidad del que pagó. Tampoco procede la repetición de la prestación cumplida con finalidad contraria a la ley o a las buenas costumbres.

Art.1821.- El que por error excusable paga una deuda ajena creyéndola propia, puede repetir lo pagado siempre que el acreedor no se haya despojado de buena fe del título o de las garantías del crédito. Cuando la repetición no es admitida, el que pagó se subroga en los derechos del acreedor.

El incapaz que recibió un pago indebido queda obligado en la medida del beneficio obtenido.

Art.1841.- Si el acto ilícito es imputable a varias personas, responden todos solidariamente.

El que pagó la totalidad del perjuicio tendrá acción de repetición contra todo copartícipe en la medida determinada por la gravedad de la respectiva culpa y la importancia derivada de ella.

En la duda, las culpas individuales se presumen iguales.

La sentencia dictada contra uno de los responsables sólo será oponible a los otros cuando éstos hayan tenido la oportunidad de ejercer su defensa.

Art.2412.- El que ha perdido, o a quien se ha robado una cosa mueble, puede reivindicarla, aunque se halle en poder de un tercer poseedor de buena fe, y no estará obligado a reembolsarle el precio que pagó, a no ser que la hubiese comprado en feria, mercado, venta pública, o a quien comerciare en objetos semejantes. En estos casos, el reivindicante tendrá derecho a repetir lo pagado contra el vendedor de mala fe.



Doctrina

Es la acción que corresponde a la persona que ha realizado un pago indebido o aquello que se ha anticipado por otro.

Se habla de pago indebido, cuando un sujeto de derecho por una causa que no es imputable a él, efectúa el cumplimiento de una obligación que no resulta procedente.

El que paga lo que no debe, tiene el derecho a repetir lo pagado, con frutos e intereses desde el día de la demanda, si el que recibió actuó de buena fe. En caso de mala fe, desde el día en que se efectuó el pago.



Según Manuel Ossorio, “existe error esencial que autoriza la repetición:

1) si la obligación es condicional y el deudor paga antes del cumplimiento de ella;

2) si es de dar cosa cierta y se entrega otra;

3) si es de dar cosa incierta o alternativa y el deudor paga creyendo que debía una cosa cierta o que carecía de alternativa;

4) si la obligación permite alternativa al deudor y éste paga creyendo que el acreedor puede elegir;

5) si la obligación es de hacer o no hacer y el deudor paga prestando un hecho por otro o con abstención equivocada;

6) si la obligación es divisible o mancomunada y el deudor la paga como solidaria.

Agrega que no cabe repetir:

1) el pago anticipado en la obligación a plazos;

2) el pago de deudas prescritas por subsistir entonces la obligación natural;

3) el de obligaciones con título nulo o anulable por vicio de forma;

4) el pago de deuda no reconocida en juicio por falta de pruebas;

5) el pago de una deuda que no dé derecho al acreedor a demandar en juicio;

6) cuando a sabiendas se paga una deuda ajena.

Expresa finalmente que cabe repetir cuando la obligación sea contraria a las buenas costumbres, pero sólo por la parte que no haya faltado a ellas.







Jurisprudencia

Sumario: Habiendo sido tramitado el juicio ejecutivo contra una persona distinta de la demandada, Rosa Ozono en lugar de Rosa Ozono Villalba, es procedente el juicio ordinario dé repetición.

Ozorio Villalba, Rosa c. Industria Paraguay Frigorífica

Acuerdo y Sentencia Nº 14 – Tribunal de Apelación Civil y Comercial, Sala 3

02/04/1991



Sumario: La posibilidad de que el plazo procesal de caducidad para demandar, generalmente breve – 90 días, Paraguay – podría ser declarado inconstitucional por inadecuado para permitir la revisión judicial. Los derechos no se extinguen por haber vencido los plazos recursivos en sede administrativa, salvo que se haya verificado la prescripción del derecho.

La prescripción de los tributos pertenece a la órbita de la materia reglada.

Los bienes de capital no constituyen mercaderías en el sentido querido por el art. 68 inc. 1º de la Ley 69/78 y por lo tanto, la percepción respectiva no fue a título de tributo ni por causa jurídica alguna. Por lo tanto, el evento rodeado de nulidad absoluta, que según el art. 658 del C.C. resulta imprescriptible.

Cervecería Paraguaya S.A. c/ Resolución de la Sub Secretaría de Estado de Tributación del Ministerio de Hacienda

Acuerdo y Sentencia Nº 92 – Tribunal de Cuentas, Primera Sala

23/10/1993



2.18. Simulación de acto jurídico



Concepto

Son los actos en los que se busca aparentar un hecho a través de interpósita persona o cuando se da veracidad a un hecho falso, en caso de licitud, es válido.



Hechos

Albino Jara, transfirió su inmueble a favor de su hijo, Benigno Jara Ferreira, con el fin de que éste no sea embargado por Andrés Pedrozo, a quien Albino Jara adeuda una suma de dinero, documentada en pagarés.

Por éste hecho, Andrés Pedrozo demanda la nulidad de tal acto, pues se realizó con el fin de defraudarlo, ya que Albino Jara, no posee otros bienes suficientes para cubrir la obligación con él contraída.



Derecho

Código Civil

Art.305.- La simulación no es reprobada por la ley cuando a nadie perjudica ni tiene un fin ilícito.

Art.306.- Se podrá anular el acto jurídico, cuando por la simulación se perjudica a un tercero o se persigue un fin ilícito. En tal caso, los autores de aquella sólo podrán ejercer entre sí la acción para obtener la nulidad, con arreglo a lo dispuesto por este Código sobre el enriquecimiento sin causa.

Art.307.- Si hubiere un contra documento firmado por alguna de las partes, para dejar el acto simulado, cuando éste hubiere sido ilícito; o cuando fuere lícito, explicando o restringiendo el acto precedente, los jueces pueden conocer sobre él y sobre la simulación, si el contra documento no contuviese algo contra la prohibición de las leyes, o contra los derechos de un tercero.

Art.308.- Los terceros perjudicados por un acto simulado tienen acción para demandar su anulación, pero los efectos de la sentencia no afectarán la validez de los actos de administración o enajenación celebrados a título oneroso con otras personas de buena fe. Esta disposición se aplicará igualmente a la anulación declarada judicialmente o efectuada por acuerdo de las partes que otorgaron el acto simulado.

Art.309.- La simulación no podrá ser opuesta por los contratantes a los acreedores del titular aparente que de buena fe hubieren realizados actos de ejecución sobre bienes que fueron objeto del contrato simulado. Los acreedores del que simuló la enajenación podrán impugnar el acto simulado que perjudique sus derechos y, en el conflicto con los acreedores quirografarios del adquirente simulado, serán preferidos a éstos si su crédito fuere anterior al acto simulado.

Art.310.- La prueba de la simulación será admisible sin limitación si la demanda fuere promovida por terceros y cuando fuere destinada a invocar la ilicitud del acto simulado, aunque fuere promovida por las partes.



Doctrina

Es el acto o negocio jurídico que por acuerdo de las partes, se celebra exteriorizando una declaración recepticia no verdadera, para engañar a terceros, sea que ésta carezca de todo contenido, o bien, que esconda uno verdadero, diferente al declarado.

Tiene lugar cuando se encubre uno con la apariencia de otro, cuando contiene cláusulas que no son sinceras o fechas inexactas, o cuando por el acto se constituyen o transmiten derechos a personas interpuestas, que no son aquellas para quienes en realidad se constituyen o se transmiten.

La simulación puede tener dos finalidades:

1) aparentar un acto inexistente u;

2) ocultar un acto real.

La simulación no es reprobada por la ley cuando no perjudica a nadie ni contiene fin ilícito, siendo perfectamente válidos. Ahora bien, los actos jurídicos donde se haya procedido con simulación o fraude presumido por la ley, o cuando su objeto principal haya sido prohibido, o cuando no tenga la forma ordenada por la ley son nulos, como así también cuando los instrumentos respectivos lo sean.

Puede distinguirse la simulación absoluta (simple apariencia, sin contenido auténtico alguno, con la finalidad de excusa o engaño) y relativa (la apariencia que oculta o pretende ocultar la verdadera naturaleza de un hecho o de un propósito, buscando comúnmente obtener un beneficio con burla a las restricciones o prohibiciones legales).

De lo expuesto, se deduce que la simulación es a) un acto o negocio jurídico, donde se establecen relaciones jurídicas, aunque de pura apariencia, porque encubre la realidad, con la concurrencia de los elementos internos y externos de la voluntad, b) existe siempre un acuerdo simulatorio entre las partes, lo que importa reconocer que se ha concertado para “aparentar” un negocio que no es, c) existen dos actos, el primero es el acto ostensible y aparente que será conocido por los terceros y, el otro acto, oculto pero real, destinado a mantenerse en reserva y, d) el objeto perseguido por la simulación, es engañar a los terceros, aunque éste engaño, no produzca perjuicios, a pesar de que pueda producirlos.

El engaño se constituye en la esencia de la simulación; no así el daño, aunque frecuentemente se recurra al mismo para engañar a terceros.



Jurisprudencia

Sumario: La simulación, que constituye una de las figuras del derecho que demandan un mayor esfuerzo y atención para su prueba, no puede resultar admitida por meras inferencias subjetivas del juzgador, y lo que es más grave, marginando principios cardinales de nuestro ordenamiento jurídico, como incuestionablemente lo constituyen los instrumentos públicos no redargüidos de falsedad.

"Aguilar, Irma y otras c/ Gallitelli, Bernardino R

Acuerdo y Sentencia Nº 180 – Corte Suprema de Justicia, Sala Constitucional.

08/07/1998



Sumario: Para saber si hubo simulación de un acto jurídico dos cuestiones deben ser sometidas a análisis: si existe una "causa simulandi" y si las presunciones son graves, precisas y concordantes.

Adelina Traverssi Salinas de Gavilán c/ Wilfrido Traverssi Salinas s/ colación de bienes sucesorios

Acuerdo y Sentencia Nº 47 – Corte Suprema de Justicia

15/03/1996

Sumario: La simulación entre partes solo puede probarse por medio del contradocumento.

Constituye una excepción a la regla de que la simulación entre partes solo puede probarse por medio del contradocumento la circunstancia de que no se haya podido, por razones especiales, otorgar dicho instrumento en cuyo supuesto deben existir presunciones graves y concordantes que demuestren en forma inequívoca la existencia de la simulación.

Machi Ayala, José Antonio c/ Recalde, Luis Adriano

Acuerdo y Sentencia Nº 281 – Corte Suprema de Justicia

18/11/1988



Sumario: Para nacer la acción de simulación por acto ilícito se debe demostrar el enriquecimiento indebido, de lo contrario no se tiene acción o no puede prosperar la acción entre las partes, porque nadie puede invocar su propia torpeza o cometimiento de un ilícito para obtener un beneficio en su provecho

María I. Villalba de Unger c/ Juan Fruman Borichuk y Agafia Romaniuk Vda. de Furman

Acuerdo y Sentencia Nº 56 – Tribunal de Apelación Civil, Comercial, Laoral, Criminal, Tutelar y Corresccional del menor de Encarnación, Sala 1

25/11/1997



Sumario: Para comprender bien la naturaleza la acción de simulación es menester recordar que en la simulación hay discordancia entre lo que se declara y lo que realmente se hace. Si se trata de una simulación absoluta, no existe ningún acto real detrás del acto aparente u ostensible; todo es una completa ficción. Si se trata de una simulación relativa el acto real es distinto del que aparentemente se celebró, por ejemplo, cuando la apariencia de una venta se oculta una donación.

Las presunciones deben ser graves, precisas y concordantes y tener como primer condicionamiento, la prueba de la causa simulandi, o sea el porque del engaño, para inducir después la simulación.

Para atacar de simulado un acto jurídico, los sucesores universales deben ser reputados como terceros cuando actúan con un interés contrario al del causante.

Se halla probado fehacientemente que el acto aparente de compraventa del inmueble encubría una verdadera donación, a través de las presunciones graves, precisas y concordantes, que en conjunto configuran una inequívoca y concluyente prueba, como ser el "afecctio contrahentiuum" es decir la acreditación del parentesco entre las partes, porque las relaciones familiares, de amistad, dependencia, negocios, etc. Generan ese indicio; la falta de ejecución del contrato o retentio posesionis, es decir la permanencia del vendedor en el inmueble vendido hasta la muerte, sin haberse reservado el usufructo vitalicio; el precio de venta reducido y recibido con anterioridad a la escritura; la falta de acreditación de la solvencia económica del comprador para afrontar la operación; el domicilio del supuesto comprador en distinto lugar; la enfermedad del vendedor con disminución de sus facultades.

Celia Nilsa Candia c/ Teodoro Ramírez F., Victoriano Candia y Sonia I. Zárate de Zaracho

Acuerdo y Sentencia Nº 15 – Tribunal de Apelación Civil, Comercial, Laoral, Criminal, Tutelar y Corresccional del menor de Encarnación, Sala 1

03/03/1998

Buscador

Cargando...

Seguir por correo!

Lo más nuevo

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Leyes 2012/2015

Archivo

Más Vistos.

Contacta con Nosotros!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

BUSCADOR...

Escritos de Derecho